MAZZE RUNNER (3): Cura Mortal, más de lo mismo

Alejandra de Alba Casillas Escrito por on Feb 9th, 2018 y archivado en Actualidad, Ciencia Ficción y fantastico, Destacado, Novedades, Reseñas. Tu puedes seguir los comentarios a esta entrada a traves de RSS 2.0. Tu puedes dejar un comentario o enviar una referencia

 

En el 2014 llegó a nuestros ojos el mundo del laberinto bajo el liderazgo de Thomas (Dylan O’Brien), acompañado de Teresa (Kaya Scodelario), Newt (Thomas Brodie-Sangster), Minho (Ki Hong Lee), Gally (Will Poulter), entre otros; quienes nos cuentan una historia postapocalíptica tras una erupción solar, un escape de un arma biológica y la mutación de una generación inmune a esta última arma biológica.

Ya vimos Correr o Morir y Prueba de Fuego, pero del 2015 al 2018 hay mucho tiempo y es probable que lleguemos a la sala de cine con algunas lagunas de la historia, así que si pueden vean previamente las cintas o lean al respecto, aunque si no lo hacen no pasa nada, tampoco es que sea una historia muy densa como para no poder seguirle el hilo. Pero repasemos, Thomas llega a una comunidad de puros pubertos sin recordar nada de su pasado, en dicha comunidad se realizan actividades básicas como cocinar, construir, sembrar y correr a través del laberinto que los rodea para encontrar una salida, cada día las puertas del laberinto se abren al amanecer y se cierran al anochecer, a ésta comunidad se le conoce como “El Área”.

Correr o morir fue básicamente la historia de la llegada de Thomas rompiendo las reglas de El Área, el enfrentamiento de éste con la comunidad para deshacer el derrotismo de no encontrar una salida del laberinto, ocasionando su alboroto que llegara Teresa como la última respuesta de CRUEL al envío de provisiones. Total, consiguen salir la mayoría de los chicos, y encuentran una grabación de la doctora Ava Paige, quien explica la existencia de erupciones solares y del virus denominado “la llamarada”, ocasionando la muerte de una gran parte de la población, por lo que se creó la agencia CRUEL (Catástrofe y Ruina Universal: Unidad Experimentos Letales), y que ellos acababan de pasar con éxito una prueba de dicha agencia.

Prueba de Fuego se da en el mundo exterior, donde los chicos del laberinto se encuentran con los cranks, personas infectadas por la llamarada, descubriendo ciertos aspectos de CRUEL que hacen dudar a Thomas de su buena fe en las pruebas, por lo que investiga y se encuentra con que hay personas entubadas y son usadas para experimentos médicos poco éticos, por lo cual reúne a parte de los chicos del laberinto y se escapan, en la fuga son atacados por un grupo de cranks y uno de ellos infectados. Aquí entran a la trama nuevos personajes: Brenda (Rosa Salazar) y Jorge (Giancarlo Esposito) que entre que los quieren entregar a CRUEL para recibir recompensa y entre que su ética les hace remorder su conciencia, terminan haciéndose amigos. Se descubre que Thomas fue un miembro importante de CRUEL pero que había pasado información a un grupo tipo resistencia en contra de la Agencia, y cuando lo descubrieron le borraron la memoria para meterlo al laberinto. Teresa en un momento de reflexión y creyendo que iba a hacer un bien, se comunica con CRUEL y entrega la ubicación de sus amigos y de ella. Entonces llegan agentes de CRUEL y atrapan a algunos, mientras los demás salen huyendo con ayuda de la resistencia de “El Brazo Derecho”.

Cura mortal inicia con un rescate épico de chicos que atrapó CRUEL en la redada ofertada por Teresa, y como ésta ayuda a CRUEL para obtener una cura al virus de la llamarada, usando a chicos inmunes que habían sido instalados en los laberintos previamente y que de una manera u otra habían conseguido pasar dicha prueba.

La película no muestra más que lo mismo que hemos visto en otras entregas similares de historias del género “Young Adult”, la lucha contra un régimen que se considera casi fascista y la exaltación de la amistad a todo lo que da, y en medio un romance.

Curiosamente la saga no siguió los pasos de sus similares como Los Juegos del Hambre, Harry Potter y demás, donde el final lo parten en dos cintas; acá por azares del destino y un accidente de su protagonista, ocasionaron que solo se hiciera un filme, lo cual se agradece porque ya basta de alargar los finales por solo unos pesos, luego pasa como con la saga de Divergente que no cuaja y se vuelven una gran pérdida para los estudios (aunque yo soy una fan que aún lamenta la decisión de la cancelación de la última entrega).

La película no es la joya del cine juvenil que todo el mundo esperaba, tampoco es la gran historia que se tenía que contar porque si, ni un gran bomm, es simplemente otra más pero que cumple con estándares de calidad medios como para no ser una burla, pero tampoco un gran riesgo de los productores. Es para pasar el rato y ya. Entrar a la sala sin muchas expectativas y salir sin necesidad de recordar lo visto, pero con la sensación de haber pasado un rato agradable. Consigue entretener durante sus 2 horas y 23 minutos sin que la butaca cobre factura. 

Así que apreciable lector, si gusta de un cine que no requiere ser pensado ni alabado, es una buena opción, aunque ya estoy leyendo a mi amigo Paquito decirme que me ha perdido y que ya no soy la misma Alejandra de antes, que ahora me conformo con poco, pero pues es lo que hay.

Esto ha sido todo por hoy, nos vemos en la siguiente función.

Comentarios


Dejar una respuesta