Las Horas más Oscuras con Gary Goldman como Winston Churchill

Alejandra de Alba Casillas Escrito por on Feb 5th, 2018 y archivado en Actores y Actrices, Bélico, Crítica Perdurable, Destacado, Novedades, Reseñas. Tu puedes seguir los comentarios a esta entrada a traves de RSS 2.0. Tu puedes dejar un comentario o enviar una referencia

 

Por primera vez encuentro una inconsistencia en los relatos cinematográficos de mi padre, cuando le dije que iría a ver Las horas más oscuras y que trataba de Winston Churchill, me dijo que quizá era el segundo personaje con más referencias en el cine, después de Hitler, y aunque no lo aseguró, falló. Busque en San Google, ya saben que los de mi generación buscamos las referencia en la red, y me encontré que el personaje que más veces ha sido llevado al cine es Sherlock Holmes junto con Drácula, seguidos de Napoleón Bonaparte (quién lo diría), Jesucristo, Abraham Lincoln, para darle paso a Adolfo Hitler, después se encuentran Santa Claus, Hamlet y Tarzán. Pero bueno, vamos a acortar la referencia al segundo personaje de la Segunda Guerra Mundial con más representaciones en el cine y así quizá no falla, pues quién hace referencia a Stalin, Roosevelt, Mussolini, Goebbels, Truman, Chamberlain, entre otros, porque vamos, tampoco esto es una clase de historia.

A la película acudí por referencia y recomendación de mi buen amigo Paquito (¿si lo recuerdan de otras reseñas?, ese amigo cinéfilo con el que en varias ocasiones coincido en sus gustos), bajo la advertencia de que no se exhibía en todos los complejos cinematográficos del país, lo cual es una verdadera pena pues no va a lograr permear en el público como otras cintas, siendo esto incluso la tardanza en que mis ojos pudieran observar tan maravilloso relato, había que encontrar no solo un horario que se mr acomodara, sino también un cine que me quedara por mis rumbos.

De Winston Churchill se ha dicho mucho, desde nuestros libros de historia universal de secundaria, hasta series de televisión y películas de la era moderna, así que no podemos decir que no vamos a ver el filme sin una referencia de la historia, lo cual hace que se complique el trabajo de los realizadores del mismo, puesto que imperiosamente necesitan mostrar una historia mil veces repetida como algo refrescante, sin muchos permisos literarios para que no parezca absurda, con una actuación impecable porque obviamente todos querrán comparar a los distintos actores que han interpretado a Churchill, en pocas palabras se debe hacer perfecta o mejor no meterse con las macetas ajenas.

Joe Wright consigue todo lo anterior, pasó la prueba de historia con un sobresaliente, y las clases de dirección ni se diga, nos ha entregado un trabajo digno de la memoria de la Segunda Guerra Mundial, aunque quizá el único pero es que si logran sentirse los 125 minutos de duración de la película y la butaca los cobra, de ahí en fuera no hay un pero que pueda ponerle, no hay un prietito en el arroz o un pelo en la comida, es simplemente lo que se espera de toda cinta, la excelencia.

En cuanto a Gary Oldman, ¿en serio es necesario decir algo de tan majestuoso actor?, bueno pues si me apuran a opinar diría que hace un Winston Churchill maravilloso, dejándonos esa inquietud por conocer un poco más del personaje. En cuanto se sale de la sala del cine, uno quiere correr a la librería más cercana a comprar bibliografías del Primer Ministro inglés, porque consigue cautivarnos con la muestra de templanza, fuerza de decisión y cabeza fría de Winston Churchill.

Otro aspecto destacable y envidiable de la película, es la fotografía, la cual estuvo a cargo de Bruno Delbonne, que quien con el uso de los planos, luces, sombras y el juego de velocidades de la cámara, nos llevan las emociones al filo de nuestra butaca.

Si usted quiere calidad, no dude en acudir a verla. Esto ha sido todo por hoy, nos vemos en la siguiente función.

Enviado desde mi iPhone

Comentarios


Dejar una respuesta