Sabrás que hacer conmigo: segundo largometraje de Katina Medina-Mora

Leopoldo Villarello Cervantes Escrito por on Jun 9th, 2016 y archivado en Cine Mexicano, Destacado, Galería fotográfica, Melodrama, Reseñas. Tu puedes seguir los comentarios a esta entrada a traves de RSS 2.0. Tu puedes dejar un comentario o enviar una referencia

Sabrás que hacer conmigo: segundo largometraje de Katina Medina-Mora

sabras 4El segundo largometraje de Katina Medina-Mora, “Sabrás que hacer conmigo” (2016) debió haber sido su debut. El tratamiento del guión lo tenía listo desde hace seis años, pero se adelantó la posibilidad de que le produjeran “LuTo” (2014). La recepción de esta le permitió reemprender la primera, con un guión un tanto diferente, cambios en la estructura, que era lineal, escrito por Emma Bertran y Samara Ibrahim.

Compuesto en tres capítulos, en el drama encajan el dolor y ahogos por una pérdida, la muerte o desaparición de un ser querido, las crisis y depresiones, la maraña mental que a veces impide llevar una relación, romántica, crear un compromiso; la soledad y el temor ante una enfermedad o para operarse de ella, ante las secuelas que esto pueda traer.

En la primera parte toma a Nicolás (Pablo Derqui), en medio de dos ataques de su enfermedad, su encuentro con Isabel (Ilse Salas), los cruces y encadenes, los progresos y trancas, sus identificaciones y retracciones. Para la segunda, el eje pasa a Isabel, complementa escenas ya vistas, las observamos en el otro lado, vamos conectando lo dicho o escrito, se conecta la problemática de ella con su mamá (Rosa María Bianchi); se llenan huecos, se comprende y se miran lo que provocó unas respuestas, o unos minutos de ausencia.

El segmento tres va de la pareja, Nicolás e Isabel, de los dos sesgando sus confusiones, del abatir los bloqueos, aprender a estar, dormir, con el otro, asentados, aprendiendo de los desequilibrios, los mutuos apoyos; el reflujo de la situación materno filial, que se daba en una secuencia vital donde frente a la televisión, un programa que no vemos pero captamos porqué ponen ese canal, se explaya la madre, se sueltan diálogos duros y necesarios, se alza la cortina de sus traumas. Una escena anterior daba para crueles ironías de Isabel en contra de la mamá, sus rupturas y aflicciones.

En las huellas de “ LuTo”, la directora Medina-Mora, resuelve la posibilidad de una persona de tropezar con su adición, de reflexionar antes de cortar y obsequiarse la oportunidad; del disfrute de unos momentos bajo el mar, preludiado con la escena de apertura, en esa agua transparente, entre corales y arrecifes, que aguardan lo inevitable.

Estas secuencias respiran con su brillantez frente a lo sombrío y avejentado de la casa de madre, refracción de su herida interna, su dejadez. Ese pedazo de mar pone a Isabel ante otra desgracia, de la cual sabrá revivir, prescinde del caparazón, libera su doble dolor, en una optimista y consciente resolución de las guionistas y la directora, que contesta  y refrenda las interrogantes que se hacían en el grupo la noche de la exposición que le cambiaría perspectivas, a la cuál ella no pensaba asistir, pero el azar y su amiga la enfilaron.

Las aparatosas escenas de las convulsiones por la epilepsia, son lo clave de la actuación de Pablo Derqui. Ilse Salas tiene su parte descollante en las discusiones, con Nicolás y su mamá, y en dos puntos zambullida en su soledad, o en el fotograma de despedida.

Para ir al archivo de textos del autor Leopodo Villarello Cervantes dar clic en su nombre

 

Comentarios


Dejar una respuesta