Vera-Ellen: la cintura más pequeña de Hollywood

Gustavo Arturo de Alba Escrito por on Feb 26th, 2016 y archivado en Actores y Actrices, Biofilmografias, Destacado, Galería fotográfica. Tu puedes seguir los comentarios a esta entrada a traves de RSS 2.0. Tu puedes dejar un comentario o enviar una referencia

Vera-Ellen: la cintura más pequeña de Hollywood

vera ellen 1Actriz

Nació el 16 de febrero de 1921 en Norwood, Ohio, USA

Murió el 30 de agosto de 1981 en Los Angeles, California, USA

Nombre de pila: Vera Ellen Westmeier Rohe

Estatura: 5′ 4″ (1.63 m)

Biofilmografía: La bailarina y actriz Vera Ellen destacó por su complexión delgada, más bien frágil y sus escuálidas piernas, en las comedias musicales de mediados los años cuarenta y principios de los cincuenta del siglo pasado en que participó, mas debido a sus extraordinarias facultades para el baile en pareja e inolvidables solos de tap que por su belleza física, en una época dónde las bailarinas que reinaban destacaban por sus redondeces y sus bien torneadas piernas, como las siempre recordadas Cyd Charisse y Ann Miller que rebosaban por su sensualidad, en tanto la menudita Vera Ellen era relegada a ser la chica de al lado o la virginal e inocente “Miss Turnstiles del mes” en “Un día en Nueva York”, aunque en más de una ocasión mostrara que no estaba carente de sensualidad y picardía.

Danny Kaye y Vera Ellen

Danny Kaye y Vera Ellen

Vera Ellen Westmeier Rohe nació en Norwood, Ohio, un suburbio de Cincinnati, en el seno de un hogar de ascendencia germana, tal y como la delatan sus apellidos. Se inició en el baile desde temprana edad y a los diez años ya destacaba como bailarina, al tiempo que desarrolló una obsesión por el baile en cuánto necesidad psicológica y emocional. Como adolescente es una de las más pequeñas integrantes del grupo de The Rocketts del Radio Music Hall, a los 16 años, donde inició su carrera profesional. A los 18 años (1939) debutó en Broadway en el musical Very Warm to May de Jerome Kern y Rodgers Hammerstein, en el cual, por cierto, trabajaba otra joven promesa: June Allyson. Otros musicales de Broadway en que participo fueron Panama Hattie, protagonizado por Ethel Merman, By Jupiter con Ray Bolger y A Connecticut Yankee en el cual, dice la leyenda, la vio el productor Samuel Goldwyn, quién la contrató para debutar en el cine en Un hombre fenómeno, al lado de Danny Kaye y Virginia Mayo. En este film Vera Ellen tenía al lado de Kaye el simpático número Bali Boogie y el solo So in Love, en los cuales dio muestras palpables de su vivacidad en el baile, en tanto a la hora de cantar era doblada por June Hutton. La madre de Vera Ellen comentó que su hija se veía unos cinco años más joven en pantalla, dándoles la idea a los publicistas de Goldwyn que distribuyeran gacetillas en que ponían su fecha de nacimiento en 1926, razón por la cual en algunos libros aparece ese año en sus biografías.

Su segunda comedia fue igualmente como compañera de Kaye y Mayo en El lechero que fue como aquí conocimos The Kid From Brooklyn, remake de la excelente comedia de Leo McCarey El lechero (The Milky Way, 1936) con Harold Lloyd. Por cierto Lionel Stander en ambas comedias hizo el rol del torpe sparring Spider Schultz. Vera Ellen era la hermanita menor del lechero Burligh Sullivan (Danny Kaye), el cual al defenderla del asedio del campeón de peso medio Speed McFarlene (Steve Cochran, accidentalmente noquea al boxeador, lo cual lo lleva a iniciar una azarosa y equivoca carrera pugilística. Vera Ellen tenía para sí sola dos números: Hey! What’s Your Name? y Josie, siendo doblada su voz por Betty Russell. El lechero fue la primera cinta que vi de Danny Kaye allá por 1953 y en una reciente revisión, merced a youtube, vale la pena destacar que se conserva como una comedia agradable que se deja ver a pesar del paso de los años.

vera ellen 2En Se necesitan maridos fue “prestada” a la 20th Century Fox para esta comedia sobre tres hermanas que llegan a Atlantic City, a principios del siglo pasado en busca de encontrar marido que las ame y que tenga mucho dinero, historia que ya había sido llevada a la pantalla en 1938 como Buscando Maridos (Three Blind Mice) y en 1941 como Plenilunio en Miami (Moon Over Miami). Vera Ellen fue doblada en esta ocasión por Carol Stewart en las canciones y en rigor ninguno de sus números musicales es para destacar. Mucho más rescatables son los números de Caranaval en Costa Rica en la cual Pepe Castro (Cesar Romero) y Luisa Molina (Vera Ellen) al regresar a su natal Costa Rica, después de haber estudiado en Estados Unidos se rehúsan a acatar las órdenes de sus padres que han “arreglado” su matrimonio. Después de varios enredos terminan haciendo entrar en razón a sus tradicionalistas progenitores y se casaran, respectivamente con Celeste Holm y Dick Haymes. Rumba Bomba y Wedding Dance con Haymes y Vera Ellen son dos de los números a destacar en Carnaval en Costa Rica, comedia que es posible encontrar en DVD dentro de la colección de musicales de la Fox.

En Mi vida es una canción la biografía fílmica de Lorenz Hartz (Mickey Rooney) y Richard Rodgers (Tom Drake) participa al lado de Gene Kelly en el número Slaughter On Tenth Avenue mostrando sus aptitudes para emparejarse con uno de los grandes bailarines del musical de la época. Como recordarán la formula en esas comedias biográficas de compositores el tópico es poner un poco de datos y llenar con números musicales especiales en donde en cada uno de ellos participan una o dos determinadas estrellas.

Después de participar en Locos de atar Vera Ellen estaba dispuesta a regresar a Broadway, decepcionada de Hollywood al sentir que su carrera no avanzaba, cuando llegó su gran oportunidad al llamarla Gene Kelly para ser su pareja en ese ya clásico de la comedia musical Un día en Nueva York.

vera ellen 3Cesar Santos Fontenla en su libro “El Cine Musical” al hablar de la primera obra maestra del duo Kelly y Donen, en que llevaron el crédito de codirectores, nos dice: “Quienes sí parecen adelantarse a su tiempo son Gene Kelly y Stanley Donen, al dirigir “Un Día en Nueva York” (On the Town, 1950). Con una experiencia de coreógrafos y Kelly con un brillante historial como protagonista de musicales teatrales y cinematográficos, ambos llegan a la puesta en escena gracias, posiblemente, a su labor en “La Linda Dictadora”. En principio “Un Día en Nueva York” fue un musical de Broadway, en el que los autores del libro, y luego del guión, Betty Comden y Adolph Green, habían intervenido como actores, bajo la dirección de Jerome Robbins. Pero la verdad es que, salvo el esquema general y algunas situaciones, el film poco tuvo que ver con su precedente teatral. Incluso la música fue reelaborada, conservándose la original de Leonard Berstein y añadiéndose composiciones de Roger Edens”.

“La base argumental del film es de sobra conocida: tres marineros con veinticuatro horas de permiso en la ciudad de Nueva York, que no conocían previamente, encontrarán a tres muchachas, de las que se enamoran. Frank Sinatra caerá en la redes de una emprendedora taxista interpretada por Betty Garret, Jules Munshin será la presa de una antropóloga, Ann Miller, fascinada por su cráneo de hombre prehistórico, y Gene Kelly pasará casi íntegramente su permiso buscando a Vera-Ellen, la ‘Señorita Andén para el mes de junio’, de la que se ha enamorado al ver su imagen en un anuncio del metro y apercibir luego, fugazmente su silueta”.

“Con tan sencillos elementos, Comden y Green han construido un extraordinario guión, en el que escenas habladas y números musicales se alían sin solución de continuidad. Nunca, posiblemente, en la historia del musical, se ha logrado un tan perfecto ensamblaje. Los números surgen sin que se sepa cómo, sin que realmente el espectador, sumido en la fascinación del film, sé de cuenta claramente de cuándo empiezan y cuando acaban. La ciudad entera sirve de escenario al film, desde sus monumentos más archiconocidos al Museo de Historia Natural, desde los muelles al interior de un taxi. Un número puede empezar en la terraza del Empire State Building, continuar en el interior del ascensor y disolverse en las calles de Nueva York. ‘New York, New York, is a beautiful town’, cantan los tres marineros nada más desembarcar. Y en efecto, el Nueva York de “Un día…” es beautiful, tanto como el propio film.”

“Su novedad consiste en su maestría, al mismo tiempo que su maestría consiste en su novedad. Sus únicos precedentes pueden estar en algunos momentos de los mejores Astaire-Rogers, en el mejor Mamoulian, en lo mejor de “Take me Out to the Ball Game”. Pero superándolos. Si una de las características esenciales del musical, como se ha dicho, es la necesidad en que, en determinados momentos, sus personajes han de encontrarse de expresarse a través del canto y la danza, bien puede decirse que esta necesidad nunca ha sido sentida por el espectador de un modo tan físico como ante la visión de “Un Día en Nueva York”. La alegría de vivir, ese otro elemento básico del musical, tampoco, posiblemente, haya estado nunca expresado de modo tan inmediato. Sin temor a exagerar puede decirse que en “Un Día en Nueva York” todo es perfecto. Los actores –a los seis protagonistas hay que añadir, en un afán de justicia, a la estupenda y patética Alice Pearce- nunca han estado mejor. Los números son excepcionales, y ofrecen una gama de variación inhabitual absolutamente. El ballet final, que podría haber resultado en exceso ‘artístico’, y que es el resumen del film todo, se mantiene gracias a su simplicidad, en un tono de serena belleza que logra evitar todo atisbo de pretenciosidad. Destacar números aislados es vano. Las preferencias son, en el caso de “Un Día en Nueva York”, pura cuestión de disposición de ánimo. Si el ‘Prehistoric man’, de Ann Miller es inolvidable, no lo es menos el mini ballet ‘Miss Turnstiles’ de Vera-Ellen. Y, ¿qué decir del romántico ‘Main Street’, de Vera-Ellen y Kelly? ¿Cómo oponerlo al dinámico ‘Come up to my place’ de Betty Garret? Quizá, con ser sin duda su mejor musical, sea Frank Sinatra quien salga peor parado de la confrontación. De una confrontación que es todo un desafío. Desafío que aceptarán los propios autores del film en su siguiente musical, “Cantando bajo la lluvia”.

Tres palabritas sería la comedia en que haría pareja por primera vez con Fred Astaire, en esa libérrima biografía fílmica de los compositores Bert Kalmar (Fred Astaire) y Harry Rubin (Red Skelton) en la cual Vera Ellen interpretaba a Jessie Brown Kalmar. El número Thinking of You es de corte romántico, en tanto resulta más festivo y lucidor de la pareja por sus desplazamientos Mr. and Mrs. Hoofer at Home, al igual que el número clásico de tap Where Did You Get That Girl con el cual abre la película y la sincronía de la pareja es perfecta . El doblaje en las canciones corrió en esta ocasión a cargo de Anita Ellis. Y si bien Tres palabritas es una comedia muy popular del tándem Astaire-Vera Ellen prefiero La eterna tentación, tanto por su historia como por los números musicales , algunos de ellos presagio de otros que veremos desarrollados en Brindis al amor, sobre todo en lo que a los solos de Fred Astaire se refiere. Vera Ellen nunca lució más bella que en La eterna tentación, en particular en el número Naughty But Nice, doblada al cantar por Anita Ellis. Con Fred Astaire destacan los números Baby Doll y Oops, pero sobre todo por esplendor y magnificencia el de A Bride’s Wedding Day Song (Currier and Ives). Quizas por haber sido dirigida por el subvalorado Charles Walters es que La eterna tentación no suele ser mencionada con demasía, pero indudablemente que una revisión de la misma no la hace desmerecer al lado de Brindis al amor o la sobrevalorada El pirata de Vincente Minnelli.

No conocía La corista y el millonario (Happy Go Lovely) pero al estar preparando este texto sobre Vera Ellen me la encontré en youtube, siendo una agradable sorpresa, se trata de una comedia de malos entendidos, filmada en Edinburgo, en la que a la corista Janet Jones (Vera Ellen) le da right en su limousina el chofer del millonario B. G. Bruno (David Niven), lo cual lleva a la confusión de suponerla amante del millonario, con lo que su suerte cambia pues entonces el empresario de la obra en que trabaja le ofrece el papel principal esperando que Bruno financie el espectáculo de su querida. Obviamente el millonario primero está dispuesto a desenmascarar a la atrevida que se hace pasar por su amante y… claro esta después de varios enredos el amor triunfa. No es una maravilla, pero tampoco es desdeñable su visión.

vera ellen 5Ya en el texto dedicado en este mismo sitio a Donald O’Connor señalaba que si este excelente comediante y bailarín hubiera estado en el staff permanente de la M.G.M. y no en el de la Universal, su paso por la comedia musical habría sido cualificado de manera diferente, pues en ese estudio sus dotes habrían sido mejor aprovechados, aunque en el caso de La embajadora, tanto Donald como Ethel Merman lucen enormidades en este excelente musical de la 20th Century Fox dirigido por el siempre correcto Walter Lang con música de Irving Berlin. Y aunque fue más un vehículo para la exhibición de Ethel Merman, Vera Ellen pudo dejar su impronta en los números The Ocarina, Something to Dance About y It’s a Lovely Day Today estos dos últimos acompañada de Donald O’Connor quién no desmerce como pareja a la altura de Gene Kelly y Fred Astaire.

Aunque en el mercado del dvd Blanca Navidad sea el film más fácil de encontrar con Vera Ellen, no es precisamente la mejor de las comedias de ella, pues realizado por la Paramount fue más bien pensado para el lucimiento de Bing Crosby, quién precisamente no era su fuerte el bailar, sino el cantar. Vera Ellen y Danny Kaye tienen oportunidad de bailar en el número Choreography, en el cual es posible ver como parte de los acompañantes a George Chakiris, mucho antes que emergiera a la fama por su participación en el musical West Side Story.

Su único rol en un no musical fue en la cinta que marca el debut como realizador de Robert Aldrich El ídolo de las multitudes, en esta Christy (Vera Ellen) es la hija de John B. Hans (Edward G. Robinson) encargado del campo de entrenamiento de los Gigantes de Nueva York en Miami. Christy le echa el ojo como prospecto al novato Adam (Jeff Richards), al cual John le hará la vida difícil por haberle echado el ojo a su hija. Se trata de un visión rosa del mundo del béisbol y sus campos de entrenamiento, con una Christy en las antípodas de la Annie Savoy (Susan Sarandon) de La Bella y el Campeón (Bull Durham), pues no olvidemos que El ídolo de las multitudes se realizó en los represivos años cincuenta y no en los liberados años ochenta.

En cuanto a Siempre sueño contigo simplemente no la he visto, pero a partir de este film estrenado en 1957 Vera Ellen se retiró del cine, debido a que su obsesión por mantenerse delgada con el abuso de dietas y anfetaminas le llevó a que le diagnosticaran anorexia nerviosa, la cual a la postre también le diagnosticaron una artritis severa que le impedía bailar, aunque puso una academia de baile. En 1963 perdió a su única hija de tres meses de edad, retirándose definitivamente de cualquier actividad pública. Así que para Vera Ellen el título con que la promocionaron de ser “la cintura más pequeña de Hollywood” tuvo un alto costo.

Sus películas

1945.- Wonder Man (UN HOMBRE FENOMENO) Dir.- H. Bruce Humbertsone. Int.- Danny Kaye, Virginia Mayo, Vera Ellen, Donald Woods, S.Z. Sakall, Steve Cochran

1946.- The Kid from Brooklyn (EL LECHERO) Dir.- Norman Z. McLeod. Int.- Danny Kaye, Virginia Mayo, Vera Ellen, Steve Cochran, Eve Arden, Lionel Stander

1946.- Three Little Girls in Blue (SE NECESITAN MARIDOS) Dir.- H. Bruce Humberstone.- Int.- June Haver, Vivian Blaine, George Montgomery, Vera Ellen, Celeste Holm

1947.- Carnival in Costa Rica (CARNAVAL EN COSTA RICA) Dir.- Gregory Ratoff.- Int.- Dick Haymes, Vera Ellen, César Romero, Celeste Holm, J. Carroll Naish, Anne Revere

1948.- Words and Music (MI VIDA ES UNA CANCION) Dir.- Norman Traurog. Int.- June Allyson, Perry Como, Judy Garland, Mickey Rooney, Cyd Charisse, Gene Kelly, Vera Ellen, Betty Garrett, Janet Leigh,

1949.- Love Happy (LOCOS DE ATAR) Dir.- David Miller. Int.- Hermanos Marx, Ilona Massey, Vera Ellen, Marion Hutton, Raymond Burr, Marilyn Monroe (En España: AMOR EN CONSERVA)

1949.- On the Town (UN DIA EN NUEVA YORK) Dir.- Stanley Donen y Gene Kelly.- Int.- Frank Sinatra, Gene Kelly, Betty Garret, Ann Miller, Jules Munshin, Vera Ellen

1950.- Three Little Words (TRES PALABRITAS) Dir.- Richard Thorpe. Int.- Fred Astaire, Red Skelton, Arlene Dahl, Vera-Ellen, Keenan Wynn, Gloria de Haven, Debbie Reynolds.

1951.- Happy Go Lovely (EL MILLONARIO Y LA CORISTA) Dir.- H. Bruce Humberstone.- Int.- David Niven, Vera Ellen, César Romero, Bobby Howes, Diane Hart

vera ellen 61952.- The Belle of New York (LA ETERNA TENTACION) Dir.- Charles Walters. Int.- Fred Astaire, Vera-Ellen, Marjorie Main, Keenan Wynn  (Pareja de baile: Vera Ellen)

1953.- Big Leaguer (EL IDOLO DE LAS MULTITUDES) Dir.- Robert Aldrich. Int.- Edward G. Robinson, Vera-Ellen, Jeff Richards, Richard Jackel, William Campbell

1953.- Call Me Madam (LA EMBAJADORA) Dir.- Walter Lang. Int.- Ethel Merman, Donald O’Connor, Vera-Ellen, George Sanders, Billy De Wolfe, Walter Slezak, Helmut Dantine (En españa: LLAMEME SEÑORA)

1954.- White Christmas (BLANCA NAVIDAD) Dir.- Michael Curtiz. Int.- Bing Crosby, Danny Kaye, Rosemary Clooney, Vera Ellen, Dean Jagger (En España: NAVIDADES BLANCAS)

1957.- Let’s be Happy (SIEMPRE SUEÑO CONTIGO) Dir.- Henry Levin.- Int.- Tony Martin, Vera Ellen, Zena Marshall, Robert Flemyng

Para ir a los archivos de texto de Gustavo Arturo de Alba hacer clic en su nombre.

Comentarios


Dejar una respuesta