Hogueras de odio, western racista con Charlton Heston y Jack Palance

Escrito por on dic 11th, 2013 y archivado en Aventuras, Destacado, Galería de vídeo, Galería fotográfica, Western. Tu puedes seguir los comentarios a esta entrada a traves de RSS 2.0. Tu puedes dejar un comentario o enviar una referencia

Hogueras de odio, western racista con Charlton Heston y Jack Palance

Hogueras de odioRecientemente he tenido posibilidad de revisar en el canal de televisión  Movie City Classic,  el western “Hogueras de odio” (Arrowhead, 1953) dirigido por Charles Marquis Warren, a partir de un guión suyo basado en la novela Arrowhead de W.R. Burnett, llevando en los roles estelares a Charlton Heston, Jack Palance, Brian Keith y  Katy Jurado en el rol de la mestiza apache-mexicana Nita.

Desde que en el ya lejano año de 1955 vi Hogueras de odio en el cine Colonial, en un programa en el cual también estaba La lanza rota (The savage, 1953), protagonizada igualmente por Charlton Heston y dirigida por George Marshall, pasaron a formar parte de mis westerns favoritos, al grado que casi no me perdía las repeticiones de los mismos en los años cincuenta del siglo pasado, sin encontrar mayores contradicciones entre ambos westerns. Claro que en esos tiempos  de infancia y pubertad lo que primaba era el placer de la aventura y que ganara el “héroe”,  ya fuera el explorador Ed Bannon (Heston) en Hogueras de odio o el niño blanco Jim Aherne   quién era recogido por el jefe de la tribu de los Miniconju de los sioux, después de que la caravana en que iba con sus padres era atacada por los Crows y el único sobreviviente era, precisamente, Jim, el cual al crecer entre los Mincoju era conocido como War Bonnet y terminaba reintegrándose a los blancos, no sin antes salvar a la caballería de un ataque de los Crows en La lanza rota.

La lanza rota

La lanza rota

Años después capte la contradicción entre estos dos westerns (y muchos otros)  con Charlton Heston en los roles estelares, pues por una parte La lanza rota se inscribía claramente en la moda del subgénero del western pro-indio, iniciada por La flecha rota y La puerta del diablo en 1950, los cuales buscaban comprender la visión del indio y que hubiera un entendimiento entre los blancos, que les permitiera compartir un territorio común, en tanto Hoguera de odio, sin ninguna concesión y destilando un furibundo racismo, busca dejar en claro que como dijera  el general   Sherman A. Sheridan: “el único indio bueno que yo he visto es un indio muerto”, comentario  compartido plenamente por el explorador Ed Bannon, al servicio de la caballería y a lo largo de la película busca convencer a sus jefes que los indios son una punta de salvajes dados a la traición, por lo cual deben ser exterminados. Lo cierto es que la contradicción persiste en tanto las tesis que plantean cada uno de estos westerns nos llevaría a optar por uno u otro, pero la eficaz realización de los “artesanos” George  Marshall y Charles Marquis Warren nos llevan a disfrutar de ambos como obras cinematográficas de aventuras y entretenimiento bastante bien logradas.

Por cierto el personaje del explorador o scout de la caballería Ed Bannon esta inspirado en Al Sieber, tal y como se reconoce al final de la película. Sieber sirvió al ejercito en Texas durante las guerras a los apaches, principalmente contra Jeronimo y sus seguidores.

Charlton Heston en La lanza rota

Charlton Heston en La lanza rota

En aquellos años, aparte de la simpatía por Charlton Heston, me cautivo la presencia de Katy Jurado, con su arrogante orgullo de mestiza y me impresionó la “maldad” de Jack Palance, siendo desde entonces uno de mis “malos” favoritos de Hollywood, sin haberlo visto previamente en Shane, el desconocido.

En rigor fue en Hogueras de odio  la primera ocasión en que ví a Jack Palance en su rol del jefe indio Toriano el cual, al inicio de la película, regresa a la reservación después de haber estudiado en una universidad del Este. Se presenta vestido de traje a la usanza del hombre blanco y en una efectiva escena al llegar con su tribu, se despoja de su sombrero Stetson dejando libre su cabellera, con cuyo gesto de inmediato nos trasmite el mensaje de haber regresado a su pueblo para encabezar, con ellos, la rebelión de la “danza fantasma”, profetizada por sus ancestros apaches que les hará sacudirse el yugo de los blancos. Como primer prueba de que nada lo ata a los blancos se dirige a las oficinas de la Wells Fargo, para matar al encargado quién es su hermano de sangre, ganándose la antipatía de la mayoría de la chiquillería, por lo que considerábamos un ataque cobarde, al estar condicionados a ver a los indios como los malos y a los blancos como los buenos, en ese código simple del western. Con el tiempo me quedó claro que “Hogueras de odio” es quizás el western más abiertamente racista y hostil hacia los indios, en el cual el director y guionista Charles Marquis Warren busca demostrar fehacientemente, a través de las diversas felonías cometidas por los hombres de Toriano, que el General Sheridan  tenía razón al afirmar “el único indio bueno es el indio muerto”. Pero más allá de consideraciones ideológicas “Hogueras de odio” no deja de ser un western excepcional con un Jack Palance en uno de sus roles convincentes de malandrín, en que gracias a su amenazadora presencia, poseedor de un rostro de apariencia perversa, con su voz gangosa, aunado a ello su notoria respiración al exhalar, le permitieron convertirse en uno de villanos más singulares del cine y por ende favorito de los aficionados.

Jack Palance y Charlton Heston en Hogueras de odios

Jack Palance y Charlton Heston en Hogueras de odios

El crítico e historiador británico Philip French en su libro “Westrerns: las películas del oeste nos señala:  “Es evidente que, a partir de 1950, más o menos, en toda moderna alegoría el indio puede remplazar al negro cuando las connotaciones del filme son sociales, o al comunista cuando son políticas, aunque por lo general su identificación resulta algo ambigua. Obviamente La flecha rota (Broken Arrow) podría interpretarse  como alegato en favor de la tolerancia racial en el plano interno, y en favor de la coexistencia pacífica en el plano internacional. Lo mismo ocurre en relación con muchos otros filmes posteriores: durante la era del macartismo a menudo en los artistas de Hollywood se vieron obligados a recurrir a la alegoría para encarar temas que los productores, caso contrario, habrían rechazado por considerarlos demasiados polémicos en un encuadre contemporáneo”.

“Por supuesto la ideología del western es por naturaleza afín a los ‘halcones’, sea cual fuere individualmente la intención pacifista de sus exponentes. En consecuencia, una película como Arrowhead (Hogueras  de odio, 1953), de Charles Marquis Warren, por desagradable que pueda parecer su enfoque comparado con el de obras coetáneas ‘liberales’, poseía  una fuerza totalmente ausente en muchos filmes bien intencionados de su época y, por añadidura, no parecía imponer sentimientos de algún valor y capaces de modernizar las viejas situaciones. El personaje central, un batidor de la caballería llamado Ed Bannon (Charlton Heston), era un ser movido por su odio al indio, y aparentemente se basaba en un personaje de la vida real, Al Sieber. No sin asombro, advertimos que es el auténtico héroe del filme, a la cabeza  de una expedición para sofocar la herejía de la ‘danza fantasma’ que avanzaba sobre Texas. No es la primera ni la última vez que en el western se expone al movimiento de la ‘danza fantasma’, contra toda prueba histórica existente, como una actividad violentamente insurreccionista, y nomo el movimiento básicamente pacifista que en realidad fue. El jefe de la rebelión es el cacique apache Toriano (Jack Palance), quién tras haber estudiado en una universidad del Este regresa a su tierra para sublevar a su pueblo. En el filme hay una vívida escena en que Toriano llega su casa, vestido con las ropas inmaculadas del hombre blanco y, al quitarse el Stetson, sacude su larga melena negra, más de doce años antes de que cabelleras abundantes se convirtieran en emblema de la juventud descontenta. Virtualmente, su siguiente acto es dar muerte a su hermano de sangre, un agente de la Wells Fargo”.

Arrowhead termina con un terrorífico encuentro personal en el que Bannon quiebra el cuello de Toriano, con lo cual destruye su influencia. ‘Ahí tienen al invencible’, dice Bannon a los azorados acólitos del indio. Por mi parte, si bien ignoro cuál era la motivación conciente del director y guionista, la película me suena a alegoría ultra derecha propia de la era del macartismo, en la cual los indios (especialmente Toriano, que educado en una universidad trasmite su herejía desde el Este) están al servicio de los comunistas,  y los blancos, conducidos por el resuelto Bannon, son la imagen misma de esos rubicundos patriotas norteamericanos decididos a desbaratar la conspiración roja en su patria y enfrentar la amenaza comunista en el plano internacional”.

Carlos Díaz Maroto en su libro Cine del Oeste, de la A a la Z señala: sólidamente realizado por Warren, y con buenas interprpretaciones, no obstante sufre la habitual xenofobia del escritor/guionista/director, que consigue con ello uno de los westerns más ferozmente racistas de la Historia. Jack Palance, sin embargo, está soberbio como indio sanguinario si bien, con todo unidimensional”.

Textos relacionados:

Charles Marquis Warren: sus películas

Charlton Heston: personificador de hombres extraordinarios

Charlton Heston: sus películas

Sombras del mal de Orson Welles

Horizontes de grandeza de William Wyler

La lanza rota: The savage, Heston de indio

Ha muerto el actor Charlton Heston

Los diez mandamientos, The ten commandments, de Cecil B. DeMille, por Jean-Louis Bory

Will Penny western de Tom Gries, con Charlton Heston

La batalla de Midway, historia y leyenda con Charlton Heston

El planeta de los simios, la heterodoxia fantástica

Jack Palance,

Jack Palance: sus películas

El gran villano Jack Palance cumpliría hoy 91 años

Jack Palance murió hace 4 años

El jinete pálido, sobre la dignidad en el western

Shane una novela y un clásico del cine

Atila frente a Roma de Douglas Sirk con Jack Palance y Jeff Chandler

Los profesionales, una revolución traicionada

Katy Jurado: su paso por el cine mexicano

Katy Jurado: sus películas

A la Hora Señalada: western clásico,

Lo que la tierra hereda: Broken lance, La lanza rota

Lo que la tierra hereda, de cómo ver a los clásicos

Hace 87 años nació Katy Jurado

La venganza tiene dos caras o El rostro impenetrable, One-eye Jacks, de Marlon Brando, Por Anne Villaleur

La furia de los justos: justicia versus legalidad

 

 

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...

1 comentario en “Hogueras de odio, western racista con Charlton Heston y Jack Palance”

  1. [...] Hogueras de odio, western racista con Charlton Heston y Jack Palance [...]

Dejar una respuesta

Anunciante

Cineforever en Facebook

Síguenos en Twitter