Elíseo, el cine de efectos especiales con Jodie Foster y Matt Damon

Escrito por on sep 30th, 2013 y archivado en Ciencia Ficción y fantastico, Destacado, Estrenos, Galería fotográfica. Tu puedes seguir los comentarios a esta entrada a traves de RSS 2.0. Tu puedes dejar un comentario o enviar una referencia

Elíseo, el cine de efectos especiales con Jodie Foster y Matt Damon
Eliseo

Eliseo

Desde que Douglas Trumball realizó Naves misteriosas (1971) la distancia entre el creador dramático (o escénico, según) de una obra y el instrumentista de su realización se redujo significativamente hasta casi desaparecer para efectos del arte, en los años sesenta Jurgen Claus establecía que para el desarrollo sano de la plástica a partir de aquel momento se debía esperar o promover la colaboración de los ingenieros y/o tecnólogos con los creativos, por aquel entonces la colaboración del trío Stanley Kubrick, Arthur C. Clarke y Trumbull dio el primer ejemplo genial en el arte del cine para 2001, una odisea espacial (1968), por desgracia la película de Trumball se acercó muy poco a la concreción artística por tener cubierto solo uno de los lados del polígono creador; ahora con Elíseo (Elysium) Neil Blomkamp nos aproxima a una ciencia-ficción madura aunque todavía lejos de la maestría.

Ya con Sector 9 (2009) ensayó la visión pesimista del futuro humano tanto en lo social como en la condición natural de nuestra especie, sus inmigrantes involuntarios de otro planeta fueron el pretexto correcto para ser políticamente inconfesable,  para hablar de la invariabilidad humana en el cerebro de reptil que nos hace territoriales hasta el absurdo y se traduce en muchos como racismo, pero eso resultaba una fábula inocente donde la conducta de los “otros” se justificaba de alguna manera por la diferencia de especies, con Elíseo sencillamente se coloca en el juicio directo a la civilización posmoderna de los wasp y sus perspectivas inmediatas.

Este director sitúa sus tramas con precisión geográfica y cultural en Sector 9 fue la Sudáfrica del “apartheid”, en Elíseo es Los Ángeles sobrepoblada luego de dos siglos de migración hispana (una especie de burla a la recuperación de Aztlán: California regresa a manos mexicanas cuando ya solo es un cascarón sin recursos y contaminado) pero su protagonista es un  blanco de clase baja, Max (Matt Damon) es un joven obrero sofocado por las exigencias del poder que sufre la sobre explotación industrial (hacía años que la clase obrera estadunidense había desaparecido del cine –salvo a través de la inefable Vengador de futuro).

Del otro lado está la secretaria de estado de Elíseo, la Señor Delacourt (Jodie Foster en una soberbia caricatura de Hillary Clinton) que regentea el satélite que circunvuela al planeta para conservar a la elite wasp con todo el poder de la tecnología, un mundo ideal claramente inspirado por la película de Trumbull: poblado con saludables ejemplares humanos que han llevado la medicina a una etapa de reconstrucción mejor de prevención o curativa, y Delacourt debe preservar esta utopía tecnológica a toda costa, aunque ello signifique ignorar los Derechos Humanos y la preocupación política por la Opinión Pública.

Pero el tema central de Elíseo es el cambio de lo humano, Max habrá de transformarse para vencer sus condiciones existenciales como explotado y ayudarse por el pandillero Julio (Diego Luna) y recurrirá al ultra hacker Spider (Wagner Moura) para superar su condena de muerte por radiación y hackear a su vez el cerebro de John Carlyle (William Fichtner), el empresario que posee la clave para dominar el Elíseo, solo que éste ya conspira con Delacourt para dar un golpe de estado virtual en el satélite y aquí se complica el asunto.

Básicamente la trama es la de Un mundo feliz de Huxley, el excluido de la elite que al despegarse de la voluntad social de transformación regresa al instinto natural provocando la decadencia y cambio de la utopía; Max ha recorrido el camino del dolor y el sufrimiento que debió explicar la génesis del Dart Vader de Lucas, solo que Max tiene un propósito: salvar la vida humana, incluyendo al propia, y además cuenta con la alianza de los hispanos dirigidos por Spider y urgidos de una existencia real, además de la compasión por la hija de Frey (Alicia Braga), su amiga de la infancia amenazada ahora por leucemia.

La suma de todos estos elementos solamente es posible mediante los efectos especiales, a cada paso de la cinta su construcción se apoya en ellos, desde la fotografía de Trent Opaloch que transforma el East End de Los Ángeles en un decadente suburbio ciberpunk, hasta cada uno de los elementos que formas el martirologio de Max, (su conflicto con un policía incomprensivo y brutal o trabajo en la fábrica de robots-exoesqueletos) se hacen visuales con elementos verosímiles de escenografía y vestuario, con una actualidad puntillosa y funcional y simplemente forman parte de la trama construyéndola en el mismo nivel que la actuación de sus intérpretes.

El final feliz desazona, pero resulta inevitable en sentido ritual: Max ha de cumplir el sacrificio en favor de la comunidad y los amados, hace pensar que Bomkamp no puede excusarse de su origen cristiano o nos deja ver que entre todo el pesimismos cree en la humanidad como destino, y por encima de todo es un creador de una ciencia-ficción madura en camino a ser mucho más que simple función espectacular para masca chicles.

Elíseo (Elysium). D. Neil Blomkamp. Con: Matt Damon, Jodie Foster, Alice Braga, Diego luna. Guión. N. Blomkamp. US. 2013.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...

Dejar una respuesta

Anunciante

Cineforever en Facebook

Síguenos en Twitter