Sierra prohibida: western con Marlon Brando

Escrito por on may 15th, 2012 y archivado en Destacado, Galería fotográfica, Western. Tu puedes seguir los comentarios a esta entrada a traves de RSS 2.0. Tu puedes dejar un comentario o enviar una referencia

Sierra prohibida: western con Marlon Brando

En el año de 1966 durante un viaje por Estado Unidos, en la ciudad de San Antonio, Texas, vi el western “The appaloosa” dirigido por el inglés Sidney J. Furie ,  protagonizado por Marlon Brando, John Saxon, Anjanette Comer y Emilio “Indio” Fernández, sobre el cual, dadas mis limitaciones para entender el inglés, no fue mucho lo que entendí de la trama de la película, al no estar subtitulada, aunque alcancé a percibir que Saxon hacía de una especie de bandido mexicano , al cual  acompañaba en sus correrías don Emilio Fernández, fue fácil suponer que dada lo quisquillosa de la censura mexicana de la época con las películas que no ofrecían una buena imagen de los mexicanos, no se autorizaría la proyección de “The appaloosa” en los cines de nuestro país, tal y como efectivamente aconteció. Pero al igual que con otras películas que sufrieron similar tratamiento como sería, para manera de ejemplo, El Alamo que dirigió John Wayne, la televisión de paga con los canales que originan su programación para Latinoamérica mandaron al cesto de la basura ese tipo de censura y ha sido posible ver películas que en alguna oportunidad fue prohibida su proyección en México, ahora sin ninguna restricción.

Por lo anterior cuando observe que en el canal Moviecity Classics estaba programada The Appaloosa con el título de Sierra prohibida, con que fue estrenada en España, me apreste a superar esa “asignatura pendiente” en cuanto a verla, ahora sí, subtitulada para lograr entenderla. Efectivamente John Saxon en el rol del cacique Chuy Medina, es un señor de horca y cuchillo, el cual controla una región en la frontera de México con Estados Unidos, en el estado de Sonora, quién acostumbrado a hacer su voluntad, decide apropiarse del caballo de raza appaloosa que posee Matt (Marlon Brando), quién acaba de regresar, después de varios años de ausencia, al pueblo fronterizo, del lado americano, en que había vivido, adoptado por un campesino mexicano, para reencontrase con el hijo de éste a quien considera su hermano, por lo cual también se le conocerá con el nombre de Mateo..

Para Chuy Medina robar el caballo de Matt, para dárselo a su “esposa” Trini (Anjannette Comer) es una forma de juego, al igual que provocar a Matt para que vaya a su pueblo Cocotlán, si es que es tan valiente para atreverse a recuperar el caballo, con el cual Matt pretendía iniciar su rancho de cría de caballos finos, con su appaloosa como semental.

Así de simple y elemental es la trama de Sierra prohibida, que podría agotarse en media hora, si es que Chuy Medina, en lugar de tomarlo como un  divertimento, mata a Matt en ese mismo momento cuando esta inerme, por ello es que hay que hacerlo como un juego para poder tener otra hora de película, con el periplo de Matt en ir a buscar a Chuy Medina a su propia guarida y enfrentarse él solito a la gavilla del bandolero, aunque con un poco de ayuda de la “esposa” frustrada de Medina.

En rigor la trama y el desarrollo de Sierra prohibida es el de un típico western serie B de los cincuenta, con envoltura de super producción por su reparto encabezado por Marlon Brando y que fuera dirigido por Sidney Furie, quién había sorprendido por la realización de Ipcress: Archivo Confidencial  aunque después no haya logrado superar los logros de la multicitada Ipcress: Archivo Confidencial, salvo, para mi gusto,  con Me convertí en espía  (The naked runner, 1967)  con Frank Sinatra otra interesante cinta ubicada en el mundo sórdido del espionaje, pero lo cierto es que Sierra prohibida resulta un tanto infumable, por su vana pretensión y retorcimientos gratuitos.

A la distancia lo único rescatable o mencionable de Sierra prohibida, filmada en 1965, es que posiblemente sea el primer western estadounidense en que encontramos elementos o influencia del spagetti western, difícilmente de precisar hasta donde eran concientes  de ello Furie, el guionista James Bridges, al igual que Marlon Brando y John  Saxon que improvisaron mucho del guión sobre la marcha o, sólo eran ya parte de una transformación que estaba sufriendo el género a principios de los sesenta, cuyo antecedente anterior bien puede ser Siete hombres y un destino (The magnificent seven, 1960) de John Sturges. Lo cierto es que en aquel año de 1966, en el cual vi  Sierra prohibida en  San Antonio,  Texas fue algo que simplemente no noté, tanto por mi falta de entendimiento del inglés como que en aquellos años aún no irrumpía en las salas mexicanas el spagetti western, pues estas empezarían a llegar a nuestras pantallas en 1967, aunque de manera seleccionada, dado que  por el tratamiento “ofensivo” de lo mexicano en el subgénero muchas de ellas fueron prohibidas en México, como ya lo mencione en relación a Sierra prohibida por nuestra protectora censura de la época, para que no viéramos obras en que se nos denigraba, al presentarnos como bandoleros traicioneros y fatuos, como el tal Chuy Medina, aunque en cierto sentido John Saxon ya había interpretado a bandoleros similares en los westerns Jinetes saqueadores, en que era una especie de “rebelde sin causa” que llega a cometer tropelías en un pueblo, al igual que su bandido mexicano en Cadenas de odio, aunque quizás la única diferencia en ellos es que no se nos mostraba, tan explicitamente, su sadismo como en Sierra prohibida.  Por cierto El bueno, el malo y el feo de Sergio Leone se estreno en abril de 1969 y tanto Por un puñado de dólares como Por unos dólares más serían vistas en México hasta 1979 en que se levantó la prohibición que pesaba sobre ellas. Supongo que  lo anterior sirve como explicación válida para mi tardío reconocimiento a un western en el cual ya se le notaban elementos que el spagetti western explotaría hasta el exceso.

En un “juego limpio” recupero del internet la crítica de Ethan en el sitio muchocine donde nos dice: “La cinta se sitúa entre dos estilos muy bien reconocibles. Seguramente la transición no fue intencionada, pero el filme parece que sea una evolución del spaghetti western que dirigía Sergio Leone hacia el que luego vendría de la mano de Sam Peckinpah. En efecto, hay escenas donde el tiempo diegético parece dilatarse hasta el límite de sus posibilidades, mientras planos detalles de los rostros de los personajes inundan la pantalla (secuencia en el bar mejicano); además la trama sigue una estructura muy similar a, por ejemplo, Por un puñado de dólares (Per un pugno di dollari, 1964). Por otro lado el romanticismo inherente al personaje (que prácticamente le lleva a una muerte segura por conseguir su caballo), la violencia explícita, la llegada de Brando a un pueblo fronterizo donde un perro le recibe de mala manera, el exceso de alcohol y, por qué no decirlo, la presencia de el “Indio Fernández”, hacen pensar en películas de Peckinpah”

“Esto no impide que Sidney J. Furie -no sabemos si compartiendo sus labores con Brando, tan aficionado en “participar” en los rodajes- mantenga una cierta estética personal a lo largo de toda la cinta: predominio de la oscuridad y una, a veces irritante, insistencia en escorzos exagerados donde los charros mejicanos rellenan prácticamente toda la pantalla. Tampoco pierde el director la referencia a películas del oeste más clásicas. Así, el protagonista regresa a su casa después de muchos años de penurias, reflejadas en su destrozado uniforme confederado, en una secuencia casi calcada al arranque de Centauros del desierto (The Searchers de John Ford, 1956)” . (Más corazón que odio, en México)
“Y tampoco Marlon Brando se aleja de la constante, digamos, masoquista, presente en muchos de sus largometrajes. Y es que los sufrimientos del actor ya son legendarios, en lo que parece una eterna pasión redentora hacia él mismo. Las torturas a las que es sometido en Sierra Prohibida van en el mismo sentido que las palizas de La ley del silencio (Nido de ratas en México); la secuencia de la flagelación en El Rostro Impenetrable; o la ejecución de ¡Viva Zapata! y su posterior resurrección (o la de su espíritu reencarnado en otro campesino), por poner sólo algunos ejemplos.

“En definitiva, The Appaloosa puede resultar muy curiosa para el aficionado al western siempre que no le molesten demasiado los tics actor’s studio de Marlon Brando.”

.
Por su parte René Jordan en su libro  “Marlon Brando” señala  “A mediados de los años sesenta, Brando se había divorciado de Movita  y se hallaba metido en un duro y prolongado pleito por la pensión de ella. Había comprado una isla en Tahití, en la que vivía entre dos filmaciones con Tarita, su parteniere en Motín a Bordo, y el hijo de ambos, Tehotu. Las complicaciones legales con Anna Kashfi estaban lejos de solucionarse. Las necesidades económicas parecen ser la única razón de que aceptara un vulgar western, Sierra prohibida (The appaloosa, 1966).”

“Brando interpreta a un cazador de búfalos que abandona  su actividad para montar su propio rancho, en el que cría yeguas para su semental. Un mal hombre (John Saxon) le roba el caballo y, en una típica venganza sexual, su mujer se fuga con Brando. El film es una vacua recapitulación de temas pasados, incluido el casi castigo que Brando encaja en tantos films, esta vez en una escena en que le atan a un caballo desbocado”

“El director Sidney J. Furie, cuyo melodrama de espionaje Ipcress, archivo confidencial  (The Ipcress file, 1965) había sido un éxito popular, recargó Sierra prohibida con análogos planos con zoom, trucos de montaje y encuadres retorcidos, pero aquí el elemental argumento  no pudo soportarlos. Cuando Brando se resistió a seguir un guión tan falto de lógica, Furie le acusó de preferir el caos. Está claro que Brando dejó de interesarse por el film y su interpretación casi llega al absentismo . El film es dominado por John Saxon, que compone un villano de divertida gesticulación teatral. Algunos críticos escribieron que Brando había servido a Saxon el film en bandeja de plata, pero considerando la calidad de Sierra prohibida mejor sería decir en cubo de estaño”.

En tanto  Bob Thomas en su libro “Marlon Brando: un artista rebelde” nos cuenta lo siguiente sobre la realización de la película: “The Appaloosa (1966) procedía de la época en que la “Musical Corporation of America” se hizo cargo de la “Pennebaker” (1962), en cuya ocasión Brando había recibido una elevada cantidad de dinero habiendo establecido un vitalicio para su padre (este murió en 1965). Marlon firmó un compromiso con “Musical Corporation of America” para hacer cinco películas que le pagaron a doscientos setenta mil dólares cada una y además un buen número de acciones”.

“En varios aspectos, Marlon reconocía que lo había entregado todo. Ya habían pasado aquellos sueños de juventud en que utilizaría “Pennebaker” para crear películas significativas de los males del mundo. Lo había ofrecido a los que en un tiempo fueron sus agentes, hombres que iban más al negocio que al arte. El había visto cómo esos hombres habían puesto a los productores en aprietos en su favor… ¿harían ahora lo mismo en su propio beneficio? Marlon fue a filmar The Appaloosa de muy mal humor.”

“La “Musical Corporation of America” había elegido para director a Sidney J. Furie, un joven canadiense, al que se había alabado mucho por su elegante film Ipcress: archivo confidencial. En el primer encuentro que Furie tuvo con Marlon, el director hizo el siguiente comentario:”

“ – Estoy deseando hacer esta película.”

“  – ¿Por qué? No tenemos guión – replicó Brando.”

“  – Sí, cuando yo empecé Ipcress: archivo confidencial tampoco tenía guión… De todos modos, considero que es un  verdadero privilegio trabajar con usted.”

“ – Cuentos – contestó Brando.”

“El productor de The Appaloosa era Alan J. Miller, un antiguo directivo de M.C.A., que había puesto en marcha una subsidiaria de la agencia para películas de televisión, ‘Revue Productions’ . Le recompensaban dándole a producir un largometraje, y preparaba The Appaloosa con verdadero entusiasmo. Este disminuyó en su primera reunión con Brando para tratar del guión, en el que estuvieron presentes también Furie y James Bridges, autor del argumento. Brando eliminó una cuarta parte del guión porque contenía una lucha contra los indios.”

“ – ¡Yo no quiero matar indios! Exclamó Brando.”

“Pasaron cuatro meses antes de que empezaran el rodaje de la película. Miller estaba seguro de que se podía lograr un guión aceptable. Continuaron las sesiones sobre el mismo tema. Brando proponiendo nuevos puntos de vista para luego rechazarlos. Bridges escribió algunas secuencias más que se incorporaban al guión y luego se retiraban. La fecha para salir a filmar a exteriores  se  aproximaba, y el guión continuaba sin terminar, pero la marcha no podía aplazarse por el compromiso de Brando. Finalmente, salió la compañía que iba a rodar The Appaloosa hacia St. George, Utah.”

“Brando se mostró apático desde el primer momento. Su único interés  en el asunto consistía en formular una declaración.”

“-¿Cómo podemos convertir esta historia en algo que ayude a los indios? – preguntaba al guionista Bridges.”

“No había solución. Se había alterado el guión para hacer resaltar el personaje que interpretaba Brando y la persecución de su caballo favorito, “Appaloosa”. Cuando llegó el actor John Saxon, Brando le preguntó que pensaba del guión”.

“-Me da la sensación de que es algo así: El niño encuentra el caballo, el niño pierde al caballo, el niño encuentra el caballo- contestó Saxon”.

“Brando estuvo de acuerdo. A una nueva corrección del guión, el papel de Saxon cobró importancia y un día le dijo:”

“-¿Sabes que tengo muchas cosas en perspectiva ahora? ¡Podría robarte esta película!”

“-¡Sé mi invitado! –dijo Brando.”

Sierra Prohibida

“Las relaciones de Brando con Furie empeoraron. A veces el astro hacía sugerencias para algunas escenas, la mayor parte de las veces interpretaba el papel mecánicamente y, como hacía con mucha frecuencia en épocas de esfuerzo, comía demasiado. El vientre se le hinchaba de tal manera que por las tardes no cabía en su  traje  y se le tenía que dispensar de rodar durante el resto del día. Muchas de las escenas a distancia las interpretaba su doble.”

“Las amnesias también le afectaban. Durante una escena con Miriam Coyle, en una cabaña, Brando no pudo recitar un diálogo sencillísimo. Era una parte muy corta del guión; sin embargo, necesitaron diez días para rodarlo bien”.

“Finalmente, James Bridges, desesperado por no poder escribir un guión inteligible, se marcho de St. George un día a media noche. En avión llegó otro guionista de Hollywood, Roland Kibbee, y empezó a escribir nuevas páginas, pero mucho de lo que escribía ya lo habían improvisado Furie, Brando y Saxon”.

“Gran parte de los disgustos entre Brando y Furie se debían a la insistencia del director en unos trucos visuales que le habían ayudado a establecer su reputación en la película Ipcress: Archivo confidencial. Muchos de los técnicos estaban de acuerdo con Brando”.

“-Furie es muy cuidadoso… incluso cuando fotografía la culata del caballo- dijo uno de ellos.”

“La tensión entre astro y director estalló durante unas escenas en la nieve, en Wrightwood, California. Las frustraciones acumuladas colmaron la medida cuando Brando se negó a seguir su dirección.”

“- ¡Usted se imagina que es una gran estrella – gritó Furie-, pero es un fracasado como ser humano!”

“Brando se limitó a sonreir.”

“Alan J. Miller puso en juego todo su talento de directivo en un esfuerzo para que Appaloosa siguiera su curso, pero sus planes se frustraban porque Brando veía en él al símbolo de la autoridad y, por consiguiente, a alguien del que no se podía fiar. Durante un raro momento de expansión, el productor escribió una cuarteta que podía cantarse con el tema musical de The Appaloosa (en el film, Brando se llamaba Mateo, en español)”.

“El corazón de Mateo

Sangra por las masas

Pero a la gente que con él trabaja

Les da en las posaderas buenas patadas.”

“Sorprendentemente, The Appaloosa se terminó en el plazo fijado y sin superar el presupuesto. Brando se marchó repentinamente a Londres para trabajar en la película La condesa de Hong Kong sin terminar el registro de sonido de The Appalosa que prometió realizar en Londres. Cuando Miller y Furie llegaron allí para hacer el trabajo, les hizo esperar varias semanas.”

“La crítica se mostró apática al hablar de The Appaloosa, tanto como lo había estado Brando al hacerla. Arthur Knight, de la ‘Saturday Review’, dijo que Brando daba la impresión de estar actuando como actor invitado en una película de la que no era protagonista. Richard L. Coe escribió en el ‘Washington Post’: La autosatisfacción a que se ha entregado Brando durante más de doce años le ha dejado sin talento y sin público. Este respondió tal como había hecho la crítica, y la ‘Musical Corporation of America’ perdió dinero con The Appaloosa. Después de esta experiencia con Brando, Alan J. Miller declaró que se retiraba del mundo del espectáculo”.

Para terminar va la nota de Miguel publicada en el sitio Film Affinity: “ Film realizado por el canadiense Sidney J. Furie (“Ipcress”, 1965). El guión, de James Bridges y Roland Kibbee, se basa en la novela “The Appaloosa” (1963), de Robert MacLeod. Se rueda en color y technoscope, en exteriores y en los platós de Universal Studios. Producido por Alan Miller, se estrena el 14-IX-1966 (NYC).”

“La acción tiene lugar en Ojo Prieto (Texas) y varios lugares de Sonora (Méjico), en la década de los años 70 del s. XIX. Matt “Mateo” Fletcher (Brando), natural de Ojo Prieto, criado en una granja de Sonora, veterano del bando confederado de la Guerra de Secesión, regresa a su tierra natal para establecerse como criador de caballos.”

“La película combina los géneros de western, aventuras y ladrones. Explora los sentimientos profundos que el ser humano asocia a sus sueños y ambiciones, por los que es capaz de luchar realizando esfuerzos y asumiendo riesgos muy grandes. La codicia, el poder, el amor, el resentimiento, la venganza, el fanatismo y otros factores, son capaces de movilizar en el ser humano respuestas que tensan todas sus energías psicológicas, físicas y emocionales. En pocas ocasiones se ha tratado la relación entre sueño o proyecto con la movilización de respuestas apasionadas y enérgicas. Ante los estímulos exteriores, la persona humana tiende a generar respuestas que reproducen la percepción subjetiva del nivel de peligro, amenaza o riesgo. Esta percepción puede verse alterada por circustancias diversas: falta de información, información errónea, prejuicios, falsos supuestos, obsesiones, etc. Más allá del relato, el film desarrolla un inusual y seductor análisis de la condición humana y de su complejidad. Se inspira en Sergio Leone, John Ford y Howard Hawks. El ritmo narrativo es pausado y la narración traspira un tono histriónico y manierista. Las interpretaciones son notables, en especial la de Brando. El realizador despliega en la obra un estilo denso, barroco y personal, que reitera en su film posterior (“Atrapado”, 1967). El fracaso comercial de los dos films, le obliga a buscar nuevas formas y nuevos caminos, dentro y fuera del “western”.”

“La música, de Frank Skinner (“Horizontes lejanos”, A. Mann, 1952), aporta una hermosa partitura instrumental de aires criollos, que acompaña la acción con pasajes festivos, intimistas, fúnebres (contabajos), de suspense y otros, con un tema central alegre y pegadizo. La fotografía, de Russell Metty (“Espartaco”, Kubrik, 1960), crea una atmósfera de congfianza e intimidad entre los personajes, en especial entre Mateo y Trini (Anjanette Comer), y el público, que se refuerza con primerísimos planos de rostros, encuadres de proximidad, escenarios escasamente iluminados, potentes contraluces, figuras aisladas y confesiones sinceras. Ofrece planos de magníficos paisajes. “Western” singular, correcto e interesante.”

Textos relacionados:

Marlon Brando: Un Artista Rebelde*

Marlon Brando: sus películas,

El salvaje, sobre nuestros prototipos juveniles

La casa de té de la luna de agosto

Sayonara: adiós a los amores interraciales

La venganza tiene dos caras o El rostro impenetrable, One-eye Jacks, de Marlon Brando, Por Anne Villaleur

La persecución despiadada, Jauría humana, The Chasse de Arthur Penn, con Marlon Brando por Patrick Brión

Quemada, una lección de historia y política

Ahora El Padrino es la mejor película de la historia

Apocalipsis de Coppola, más allá de Conrad con Marlon Brando

Motín a bordo de Marlon Brando, esas segundas partes…

Sidney J. Furie: sus películas

John Saxon: sus películas

Emilio Fernández (El Indio): cineasta de imágenes

Enamorada del “Indio”; nostalgia por la cultura

Emilio Fernández: sus películas

La historia de México desde la perspectiva de nuestro cine

Radiografía del cine mexicano, 1932-1965 (1. El Olimpo)

 

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...

11 comentarios en “Sierra prohibida: western con Marlon Brando”

  1. una pelicula francamente interesan te,deudora del entonces en auge “spaghetti wenstern” sobre todo en esos primeros planos sudorosos de john saxon y en el tratamiento de la violencia,efectivamente la pelicula podia harberse resuelto en menos tiempo de lo que dura pèro¿no sucede lo mismo con HASTA QUE LLEGO SU HORA alabada por la critica-no desde luego por mi-como una obra maestra y cuyos planos resultan irritantemente interminables?MARLON BRANDO estaba en los sesenta en una relativa decadencia de la que le salvo la impactante LA JAURIA HUMANA(Arthur penn,1966)se agradece el detalle de que el personaje central MAThew/mateo sea un hombre que paulatinamente,conforme avanza la pelicula se convierte en un vengador sin piedad,para el el robo del caballo APALOOSA no es una simple sustracción de un caballo-penada con la horca en el viejo oeste-es su futuro y el futuro de su familia,chuy medina le humilla al maximo y cree que MATEO -una persona que vuelve de la guerra civil -no sera capaz de devolver el golpe,al final el amor a TRINI hara que MEDINA pague por fin todo el mal que ha hecho como cacique,en su dia la critica se cebó con el film,recuerdo hab erla visto en mi infancia en el cine del pueblecito costero catalan en el que entonces viviamos y ya entonces me causo impacto

    GD Star Rating
    loading...
    GD Star Rating
    loading...

Dejar una respuesta

Anunciante

Cineforever en Facebook

Síguenos en Twitter