White Knight, Caballero Blanco de Jesse Baget

Escrito por on dic 6th, 2011 y archivado en Comedia, Destacado, DVDver, Estrenos, Galería fotográfica. Tu puedes seguir los comentarios a esta entrada a traves de RSS 2.0. Tu puedes dejar un comentario o enviar una referencia

White Knight, Caballero Blanco de Jesse Baget

La película invitada al cuarto festival de cine español en México, fue “White Knight” (Caballero blanco, 2011, dirigida por Jesse Baget), una divertida intrusión en la temática de la inmigración mexicana a los Estados Unidos y las posiciones racistas de muchos habitantes de aquella nación; un ejemplo de cine chicano de factura independiente; una suerte de reposicionamiento de la frase “ama a tu prójimo”. Una idealista y optimista visión de la falta que hace que numerosos estadounidenses entablen relaciones y se entremezclen con nuestros paisanos, que traspasan sus fronteras, que los conozcan, que dejen atrás sus cerradas mentalidades racistas y clasistas, y cómo la convivencia con ellos puede redituarles frutos, ensanchar sus enfoques, compenetrarse y hasta aportarles nuevos horizontes.

El “Caballero blanco” del título es Leroy Lowe, caracterizado acertadamente y con rigor por Tom Sizemore. La introducción de la película es en corte documental, de la trayectoria de este racista sureño hasta alcanzar el grado de Gran dragón en los Ku Klux Klan de su región.

El núcleo se concentra en una prisión texana, donde recalan Leroy y su camarada Bubba (Kevin P. Farley), con la inferencia que  en los tiempos modernos esos delitos de racismo se castigan en los E.E. U.U., no son solapados. La comedia persiste en el tono semidocumental y de narración externa y sardónica, al mal fario de Bubba al atragantarse, y en cómo Leroy obtuvo un nuevo compañero de celda, Emilio (Héctor Jiménez), un personaje con cabellera a la “Harapos”, donde se cruzan ciertos clichés acerca de los mexicanos, del tipo “Speedy” González; los sueños de parecerse a iconos fabricados por la televisión o el cine, de desear un cabello como el doctor Ben Casey, o mejor, Robert Redford en “El candidato” (The candidate, 1972, dirigida por Michael Ritchie).

La trama, amenizada en su filón caricaturesco, estriba en el poner dos contrarios encerrados en el mismo espacio; en la aversión de Leroy contra los inmigrantes (y los negros y los judíos…), la obligada coexistencia, las golpizas y furias contra su vecino, la radical línea de una frontera para delimitar territorios (y el gag del w.c.).

Stacey Keach es Warden Merville, el funcionario de la prisión; un retrato de otro arquetipo estadounidense, convencido de su papel de cuidador, controlador de su pequeño mundo y quienes lo habitan. Vive por y para las papas, esos tubérculos son su mayor ilusión y razón de existir; se decanta en contemplarlas, sabe cada detalle y clase de papa que se siembra; está orgulloso de sus trofeos, de las cosechas, de sus logros.

Merville halla en Leroy un sujeto en quien descansar, al cual hacerle partícipe de sus ideas; alguien a quien reformar, endilgarle sus reglas. Sus conversaciones son mostradas de los dos bandos:con lente angular para otear la sublimación de Merville, al aburrimiento de Leroy, la aceptación de la hora de su tormento, las manecillas del reloj que le socorrerán.

“White Knight” contiene trizas de fábula; la entrada en escena de Madalena (Olga Segura, también coproductora del filme) vendrá al rescate de Leroy, con su frescura y sencillez; el intercambio de miradas a espaldas de Merville, las risas mientras el orate de las papas habla por teléfono, se traducirán en intercambio de mensajes.

La fábula se inscribe también en el apartado de la democracia  y la justicia en los Estados Unidos, el peso que tiene escribir cartas, a congresistas, a periódicos, a gente notoria; la factibilidad que se limpie un error y se libere de la cárcel a un individuo acusado inocente, independiente de su origen.

La comedia se vuelca al romance y la superación de resquemores, al cruce epistolar entre Leroy Y Madalena, de frases sencillas a recomendaciones y recetas culinarias. Héctor será el enlace inevitable, la valía de un mexicano que ha aprendido el inglés: la fútil repulsión de Leroy hacia el greñudo será vencida y asimilada. Encajan al dedillo sus pláticas mientras escogen papas, o su nueva relación vecinal, donde el momento preferencial es el regalo de una peluca, y rubia, que Emilio lucirá cual si fuera oro.

El guión de Jesse Baget y Stefania Moscato armoniza el giro que da Leroy, su reblandecimiento y olvido de su fanatismo; la toma de conciencia, que le impelerá a acusar a Merville por el maltrato, esclavización, aprovechamiento de inmigrantes para su mano de obra. Para rubricar la estructura, el despido de Madalena pone a Leroy en la encrucijada, en la revisión de lo que anhela, en sacudirse oxidados atavismos  e ir en pos de su refundación.

“White Knight” es un atisbo hilarante a lo que pudo haber sido de los Ku Klux Klan, sin faltar corrupciones y desfalcos; a la vida dentro de una prisión y la camaradería, a las afinidades  escondidas entre mexicanos y estadounidenses, al sueño americano que buscan cientos de nuestros paisanos, y a la fantasía mexicana que descubren unos cuantos gringos.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...

Dejar una respuesta

Anunciante

Cineforever en Facebook

Síguenos en Twitter