Cleopatra o el fin justifica los medios, de Joseph L. Mankiewicz con Elizabeth Taylor

Escrito por on Feb 26th, 2011 y archivado en Crítica Perdurable, Destacado, Epico, Galería de vídeo, Galería fotográfica. Tu puedes seguir los comentarios a esta entrada a traves de RSS 2.0. Tu puedes dejar un comentario o enviar una referencia

Cleopatra o el fin justifica los medios,  de Joseph L. Mankiewicz con Elizabeth Taylor

Con las películas ocurre lo mismo que con las personas. Quiere una “lógica” elemental de los buenos sentimientos que los ricos sean malos y los pobres buenos (lógica que muchos confunden incluso con una posición revolucionaria auténtica). Otros, ya pustos cínicamente “del lado del dinero” afirman que una película es tanto más buena cuanto más se invierte en ella.

El resultado de tales simplificaciones –de uno y otro lado- es que una película como Cleopatra corre el riesgo de de no ser verdaderamente vista. Es su destino de todas las superproducciones que en el mundo han sido. Casi nadie resiste la tentación de verla, pero tampoco nadie suele resistir por lo regular la tentación de decir que es un churro infecto. Hay en tales  juicios –más bien prejuicios- una suerte de conformismo similar al que se “enfrenta” a la burguesía partiendo de posiciones moralizantes. Naturalmente, la burguesía sigue en tales casos tan tranquila como sigue Cleopatra recogiendo dinero por todas partes.

Elizabeth Taylor y sus bellos ojos violeta

¿Qué tiene todo eso que ver con el cine y su crítica? Prácticamente nada. El cinéfilo auténtico va a ver Cleopatra con un espíritu bien diferente. Es la película –a pesar de los millones invertidos- de un notable cineasta, y su examen deberá hacerse en el cuadro de la obra total de Joseph L. Mankiewicz.

Mankiewicz es un caso extraño en Hollywood. Quizá resulte, como se ha observado con frecuencia, el director norteamericano inteligente, si damos a esta palabra el sentido con el que la solemos utilizar. Quiere decir esto que sus cualidades mayores no son ni la inspiración ni la poesía, sino un auténtico buen gusto y un sentido de la ironía muy peculiar. A Mankiewicz le debemos De repente en el verano, la única película que sacó algo positivo del estercolero de Tennesse Williams, y Cinco dedos, obra maestra del cine de espionaje. Por lo demás, el pretendido lirismo de su La condesa descalza no ha soportado el paso del tiempo: esa era una película para cualquiera de los doce o quince directores norteamericanos más inspirados que quién la realizó.

Algo distingue a Mankiewicz de los realizadores europeos que suelen pasarse de inteligentes: no se protege en su propio sentido de la ironía. Para Cleopatra elabora, según su costumbre, unos diálogos que son modelo de precisión y seriedad. Utilizó en la mejor forma posible a dos buenos actores, Burton y Harrison (sobre todo el segundo), y a un monstruo sagrado que sólo le responde a Mankiewicz, la inexpresiva y patética Elizabeth Taylor. Cuidó de que los detalles de vestuario y escenario fueran cuando menos correctos y no se preocupó que la película resultara prohibida para los niños. No tuvo miedo al espectáculo y supo balancear las escenas de masas –muy bien logradas por el imprescindible Andrew Marton con las intimas en las que lució su habilidad dramática de siempre.

Richard Burton y Elizabeth Taylor en Cleopatra

Sin embargo, Mankiewicz no se preocupó por ocultar su escepticismo ante el resultado que tanta acuciosidad podía dar. Le encargaron una película en cierto sentido imposible y él no tuvo inconveniente en demostrar tal imposibilidad sin pretender en ningún momento justificarse por ella. En la medida en que es un cineasta inteligente, Mankiewicz no puede creer en el cine “de época”. Porque el realismo de la imagen cinematográfica se opone necesariamente a la especulación sobre una realidad desconocida. O sea la realidad cotidiana de los romanos y de los egipcios antiguos.

El cine ha demostrado a lo largo de su historia una gran limitación: no puede mostrarnos con qué gestos y actitudes un cartaginés se sentaba en una silla. Películas históricas como las de Eisenstein –Nevsky, Ivan– parten de principios poéticos que excluyen toda referencia a la cotidianidad, pero Mankiewicz no podía, ni sabía ni quería darse ese lujo en Cleopatra. Se trataba de darnos una crónica  lo más exacta posible de lo que pasó entre la famosa exótica egipcia y sus dos galanes de Roma. Mankiewicz empleó muy bien los veinte millones de dólares a su servicio para decirnos con toda claridad que esa crónica es imposible. Porque jamás sabremos cómo cerró los ojos (si los cerró) Cleopatra cuando recibió la picadura del aspid. Y son cosas como ésta las que el cine puede y debe contarnos.

(Texto publicado en el Suplemento La Cultura en México, número 189, del 29 de septiembre de 1965, insertado en la revista Siempre).

Textos relacionados:

Joseph L. Mankiewicz: Cineasta de la verbalidad tanto como de la imagen por Patric Brion

Joseph L. Mankiewicz: sus películas

Ava Gardner y La condesa descalza

La condesa descalza, The barefoof contesa de J.L. Mankiewicz

Hace 102 años nació Joseph L. Mankiewicz

Elizabeth Taylor: la estrella de los ojos violeta

Elizabeth Taylor, no más reflejos en sus ojos violeta

Elizabeth Taylor: sus películas

La cadena invisible con Elizabeth Taylor y Lassie

Mujercitas: inolvidable melodrama con June Allyson, Janet Leigh y Elizabeth Taylor

Elizabeth Taylor en El Traidor

Liz Taylor y La última vez que vi París

Los chicanos en Gigante de George Stevens

Un Gato Sobre el Tejado Caliente en cine

Rapsodia con Elizabeth Taylor

El caballero de las arenas, Almas en Conflicto (The sandpiper) de Vincente Minnelli con Elizabeth Taylor

Elizabeth Taylor llega a los 78 años

Elizabeth Taylor irá por su noveno matrimonio

Subastan pintura de Liz Taylor en más de 10 millones de dólares

Muere Elizabeth Taylor: icono de Hollywood

Richard Burton: sus películas

El manto sagrado: espectáculo religioso

La noche de la iguana

Comentarios


20 comentarios en “Cleopatra o el fin justifica los medios, de Joseph L. Mankiewicz con Elizabeth Taylor”

  1. Robert dice:

    El que dice que la gran Elizabeth Taylor es “inexpresiva” y “patètica”, sencillamente no tiene calificativo, porque debe estar demente.

  2. Julia dice:

    Quièn es ese señor Garcìa que se ha atrevido a insultar de patètica a la ùltima reina de Hollywood.

  3. Juan dice:

    Quièn ha escogido este articulo, donde denigran la capacidad actoral de la gran Elizabeth Taylor, para celebrar la vìspera del cumpleaños 79 de la eterna reina de Hollywood.

  4. Gustavo dice:

    Los que tenemos canas recordamos con nostalgia que los años de la década de 1960 eran los años de las superproducciones (larguísimas duraciones de los filmes, repartos tachonados de estrellas caras y famosas , prólogos en las películas, intermedios y música de salida).-Si hasta el propio Stanley Kubrick entró en la variante cuando de la mano del productor Edward Lewia y del actor (y en este caso también productor Kirk Douglas) hizo “Spartacus” basado en la novela de Howard Fast y con guión del recuperado Dalton Trumbo que no solamente había estado en las listas negras del mccarthismo sino que fue uno de los “diez de Hollywwod” que fue a la cárcel.-En el año 1963 se estenó “Cleopatra” que como lo dice Homero Alsina Thevenet en su libro “Censura y otras presiones sobre el cine” (Compañía Fabril Editora-Bs. As.Argentina 1972) durante los cinco años de preparación y rodaje (1958/1963) batió los records de dificultades y accidentes y que comenzara en las primeras etapas con las actuaciones de Peter Finch como César, Stephen Boyd (el Mesala del Ben Hur de Wyler) como Marco Antonio, guión del libretista Lawrence Durrell y dirección de Rouben Mamoulian.Ninguno de estos fuguraría en la versión definitiva.-La Taylor fue inamovible desde un comienzo en el rol central de la Reina de Egipto.-Cleopatra pretendía ser el desideratum de las superproducciones históricas de la época que habían reinado desde los primeros años de la década de 1950, pudiendo mencionarse (entre varias decenas) a Quo Vadis de Le Roy en 1951), Los diez mandamientos de De Mille en el 56 o la ya citada Ben Hur de Wyler de 1959 que durante muchísimos años y hasta el estreno casi cuatro décadas después de un film probablemente llamado “Titanic” fue la gran ganadora de los Oscar obteniendo la friolera de once premios incluyendo mejor pelicula y, aunque parezca increíble, mejor actor principal para Charlton Heston aunque este competía ese año con el gigante Jack Lemmon en la obra maestra de Wilder “Some like it hot” (En España Con faldas y a lo loco y en Argentina Una Eva y dos Adanes).-Cleopatra no tuvo la suerte del film de Wyler ni se le acercó en los premios ya que si bien estaba nominada como mejor película del año 1963 perdió ante la genialidad británica de Tony Richardson “Tom Jones”.Mankiewicz no estuvo nominado como tampoco lo estuvieron la Taylor y Burton.-Si lo estuvo Rex Harrison que hacía de César pero la Academia le otorgó el premio ese año a Sidney Poitier por “Una voz en las sombras”(Lillies of the field) de Ralph Nelson, hecho que por otra parte pasaria a la historia por ser el primer actor masculino de color en obtener la preciada y buscada estatuilla.-Recordemos que en 1939 Hattie McDaniel lo había ganado como mejor actriz de reparto por la película más famosa de la historia “Gone with the wind” cuya traducción al castellano fue Lo que el viento se llevó.-Para finalizar, Cleopatra tuvo hace casi medio siglo un costo real estimado de cuarenta millones de dólaras (sería interesante actualizar esa cifra a nuestros días), duraba 243 minutos los que se redujeron prontamente a 226 para su proyección comercial.-Significó el comienzo del romance Taylor-Burton que daría mucho que hablar entonces y casi hunde a la Twenty Century Fox.-

  5. Juan de Dios dice:

    No puedo creer que un crìtico se atreva a calificar a la màs grande actriz de la segunda mitad del siglo XX, de “inexpresiva” y “patètica”., es algo sencillamente imperdonable.

  6. Wily dice:

    He leido este comentario de la película “Cleopatra” y tampoco puedo creer que haya un periodista que pueda calificar de inexpresiva y patética a una actriz de la calidad de Elizabeth Taylor. Habrá visto este pobre señor películas como “Gigante”, “La gata sobre el tejado caliente”, “De repente en el verano”, “Quién teme a Virginia Wolf”, “La mujer indomable”, “Reflejos en tus ojos dorados”, “Ceremonia secreta o “Unidos por mal”. Creo rotundamente que no.

  7. Augusto dice:

    Sólo me puede causar risa que un oscuro periodista que casi nadie conoce pueda atreverse a calificar a la Taylor de “patética”, ese individuo lo que da es pena, porque se puede decir que una actriz no es de tu agrado, pero de ahi a insultarla…

  8. Raúl dice:

    Como Elizabeth Taylor ninguna, porque además de su rutilante belleza, su capacidad actoral está fuera de todas dudas y el que diga lo contrario es o porque no ha visto sus películas o sencillamente la detesta y eso también es válido..

  9. Frankie dice:

    No sé quién es Emilio García, pero debe estar sencillamente vesánico para decir que Elizabeth Taylor, reina de Hollywood, es inexpresiva y patética.

  10. […] Cleopatra o el fin justifica los medios de Joseph L. Mankiewicz, con Elizabeth Taylor […]

  11. Edmundo dice:

    Artículos como este, con calificativos tan absurdos sobre la maravillosa Elizabeth Taylor, sólo pueden causar risa, porque su fama y capacidad actoral es tan sólida, que nadie puede hacer caso a ofensas tan tontas.

  12. Gabriel dice:

    A quién le habrá ganado ese pobre periodista Emilio García para insultar de esa manera a “la más grande actriz de la segunda mitad del siglo XX”.

  13. Flor dice:

    En toda la historia del cine mundial, la película más envilecida, despreciada y denigrada ha sido “Cleopatra” y todo por el romance ilícito que mantuvieron, durante su rodaje, Elizabeth Taylor y Richard Burton, ya que ambos estaban casados y ella venía de un escándalo descomunal, por su romance y posterior matrimonio con Fisher, quien dejó a su mujer e hijos, por la diosa de los ojos violeta, que para colmo de males era amiga de ella y le cuidó los hijos cuando quedó viuda de Michael Todd.
    Sin embargo, al film ya se le ha hecho justicia y ahora es considerado como una obra de arte, ya que además de su grandiosa dirección contó con cuatro artistas descomunales.Liz, considerada un monstruo sagrado, de una belleza increible, Rex, un César con categoria descomunal, Richard, un Marco Antonio de enorme profundidad y Roddy, un Octavio colosal.
    El mayor mérito de la Taylor fue darle al papel un perfil humano a una reina que ha pasado a la historia como ambiciosa y sin escrúpulos, haciendo de ella una soberana irrepetible e inolvidable.
    A pesar de su gran actuación, Elizabeth Taylor ni siquiera fue nominada como mejor actriz por la Academia y lo más patético es que la ganadora de Oscar como mejor actriz protagónica fue Patricia Neal, por un triste y oscuro y pequeño papel, que realmente no mercía ser considerdo ni como mejor actriz secundaria y Liz que logrò un papel único y total, fue olímpicamente ignorada, sólo por sus amores con Burton. ¡Qué pena que la Academia actúe así!.

  14. André dice:

    Estoy completamente de acuerdo con lo indicado por Flor, pero ya Liz es una diosa del Olimpo y está muy por encima de las críticas mal intencionadas de ciertos mortales,, que no la afectan para nada, porque ella ya es INMORTAL.

  15. Eva dice:

    En vez de publicar este espantoso artículo, donde insultan y difaman a la eterna Taylor, me gustaría que escriban un artículo donde analicen la película “Cleopatra”, destacando sus méritos y, por qué no, también sus fallas, porque toda obra maestra, tiene algún defecto.

  16. Pedro dice:

    El domingo pasado pasé cuatro horas inolvidables, admirando y disfrutando por TCM, de una verdadera obra maestra, “Cleopatra”, con la insuperable Elizabeth Taylor, qué deleite, qué belleza de mujer y qué película tan espectacular, nunca había visto algo tan bello y apoteósico.

  17. Andrés Carrasco dice:

    Siempre he leído que la Taylor fue la primera estrella que ganó un millón de dólares por trabajar en una película (en este caso, Cleopatra). Es cierto eso y el contrato lo firmó en 1959, suponiendo que la película se filmaría en 1960, pero todo fue tan accidentado, que la filmación comenzó ese año, pero se interrumpió al poco tiempo, se reinició en setiembre de1961, terminó de filmarse a mediados de 1962 y se estrenó en junio 1963. Pero La Taylor llegó a ganar por esa película más de 10 millones de dólares, porque al millón inicial hay que añadirle 7.5 millones, por el 10% de las utilidades, ya al final la película recaudó a lo largo de los años 75 millones de dólares( según lo indicado por la escritora Kitty Keller) y 50 mil dólares semanales entre diciembre de 1961 y agosto de 1962, fecha en que terminó la filmación, según contrato, o sea todo un récord histórico de ganacias por una película, ya que 10 millones de dólares de 1963, es una pequeña fortuna de hoy.Al comienzo la película fue terriblemente criticada por un sector de la crítica, no muy seria ni importante, porque los grandes diarios como el New York Times, si la alabó, pero con el pasar del tiempo, se la reconocó como una obra de arte cinematográfica, una verdadera película de culto, con una Taylor maravillosa representando a la reina Cleopatra.

  18. Robert dice:

    Entonces cuál es la verdad, porque siempre que leo un artículo sobre la Cleopatra de la Taylor, el periodista que lo escribe dice que dicha producción causó la ruina de la Fox, porque costó 44 millones y apenas recuperó 24.

  19. Fico dice:

    Anoche vi por TCM, por primera vez, Cleopatra y sencillamente quedé anodadado, qué película y que actuaciones. Qué pena que tan grande película no fuese valorada en su momento y hayan tenido que pasar tantos años, para verle todas sus cualidades. No tengo la más mínima duda que fue la gran película de 1963, pero sólo fue nominada como mejor película y aunque Tom Jones fue una deliciosa comedia costumbrista, jamás llegará a la altura de Cleopatra. y en cuanto a las actuaciones de Taylor, Burton y Harrison, fueron sencillamente excepcionales y los dos primeros no fueron ni siquiera nominados como mejores artistas,que injusticia tan grande

  20. […] Cleopatra o el fin justifica los medios, de Joseph L. Mankiewicz con Elizabeth Taylor […]

Dejar una respuesta