El Infierno: El Narcomundo Divertido

Escrito por on oct 11th, 2010 y archivado en Cine Mexicano, Comedia, Destacado, Estrenos, Galería fotográfica. Tu puedes seguir los comentarios a esta entrada a traves de RSS 2.0. Tu puedes dejar un comentario o enviar una referencia

El Infierno: El Narcomundo Divertido

México, D. F. Octubre de 2010. A diferencia de Quentin  Tarantino (1963) y Robert Rodríguez (1968), que en sus filmes nos presentan el lado sórdido y bizarro de la sociedad de la trasgresión en la frontera norte mexicana, Luis Estrada (1962) se solaza mostrándonos en tono fársico en su película El Infierno (2010), lo que ocurre al sur de aquel perímetro.

El éxito del director chilango obedece a dos factores: A su audacia para abordar temas candentes y a su ágil desenvolvimiento como director agudo y guionista competente.

Hijo del también director de cine José El Perro Estrada (1938-1986), ha tenido mejor suerte que su padre que no alcanzó la relevancia que su vástago entre otras cosas, por su muerte prematura.

Hace once años, Luis se burló con La Ley de Herodes (1999) hasta que quiso de los mecanismos caciquiles del PRI en las comunidades rurales del país. Hubo entonces, un intento malogrado de censura gubernamental y la cinta y su protagonista Damián Alcázar (1953) alcanzaron suma relevancia.

El Infierno es una película oportunista, coyuntural, pero es tan buena  que es posible que trascienda el utilitarismo enderezado a explotar el morbo del público y a abultar por ende, la taquilla. Con un guión certero, picante, jocoso, Estrada pudo abarcar el entorno socio-cultural que impone en las ciudades  norteñas de México, la supremacía del narco sobre el resto de la sociedad.

En el argumento, Benny García (Damián Alcázar) regresa a su pueblo deportado de los Estados Unidos, luego de 20 años de ausencia. Se encuentra una realidad degradada en la que su hermano ha sido abatido por sus desmanes como mercader y sicario de una de las bandas predominantes en la región; se hace cargo de la mordible viuda que ejerce la prostitución y de su sobrino que se inicia en el mismo sendero que su padre. El hijo pródigo no tarda en involucrarse con una agrupación delictiva que ofrece las mejores oportunidades laborales.

La farsa está bien construida fincando sus atributos en la presunta exageración de las formas de conducta de los delincuentes. Se asienta en un reparto espléndido en el que los actores dan los tipos adecuados y resultan convincentes. Las actuaciones son de primer orden y oscilan en un eje en el que se engarzan el cinismo, la crueldad y la simpatía. Hay dos sicarios oaxaqueños que resultan sublimes.

Alcázar aprovecha su sonrisa de pícaro y sus prolongadas tablas adquiridas bajo la dirección de Estrada, Joaquín Cosío (1962) se le equipara con un estupendo Cochiloco y Ernesto Gómez Cruz (1933), lejos ya de su legendario papel de Benito Juárez, borda un capo norteño que dirige un miniimperio con su cauda de crímenes propios de la libre competencia entre empresarios forajidos.

La película logra representar suponemos que con fidelidad, un ambiente  nada subterráneo en el que la ley y el orden se han esfumado y en donde mandan los jefes de la droga.

La cinta tiene un éxito considerable, que proviene de la publicidad boca a boca, ya que al público le gusta lamerse las heridas y goza contemplando lo que socialmente nos perjudica. Si la prensa insiste en la omnipresencia social del narco, entonces ver cómo funciona es un bocadillo irresistible, quizá, por nuestro sadomasoquismo. No hay la moralina propia de las producciones de los años 70 u 80, que exhibían lacras sociales mexicanas, pero terminaban con un discurso enaltecedor. Aquí, el director incluso, ironiza con la guerra contra el narcotráfico emprendida por el actual gobierno, no obstante que son las instituciones oficiales las que financiaron la producción.

La historia es divertida y satisface nuestro apetito de morbosidad y es posible que congratule la vanidad de los narcotraficantes, porque les confirma la importancia que han adquirido en la sociedad, y que se han convertido en personajes cinematográficos. En todo caso, tanto porque la situación prevaleciente haya dado lugar a una filmación como ésta, como por su rentabilidad, el resultado es que si en los hechos el gobierno no avanza en su lucha contra el crimen organizado, el trabajo de Estrada y su aceptación masiva, nos indican claramente que también en el terreno de la cultura y los valores, la derrota está al cruzar la puerta.

Hace once años Luis Estrada nos presentó a un cacique priísta impresentable de por sí, y ahora a un narcotraficante que llega a ser postulado como presidente municipal. Quizá, si somos pesimistas, dentro de una década nos traiga un filme en en el que los narcos ya despachen en Los Pinos.

Textos relacionados:

Luis Estrada: sus películas

El infierno: entre narcos anda el diablo

El infierno, del México que cree y ha creado el cine

El Infierno de todos tan temido de Luis Estrada

El infierno: acrítica y superficial

La ley de Herodes: de nuestra clase política y la negra herencia revolucionaria

Un mundo maravilloso: la desgracia de ser pobre en un mundo neoliberal

GD Star Rating
a WordPress rating system
GD Star Rating
a WordPress rating system

3 comentarios en “El Infierno: El Narcomundo Divertido”

  1. [...] El infierno. Entre narcos anda el diablo [...]

  2. Fernando Espinosa Soberano dice:

    Me tomo la enorme libertad de escribirles por varias razones, una de ellas es mi enorme ignorancia y mi mayor aun confusión. Muchos me pueden confundir aun mas y otros simplemente censurar.
    Digame como se clasifica una pelicula en México, si ya se que lo hace la Segob. pero que hay de su implicación para nosotros los simples mortales que al ver una censura en el cine tiene que brincarsela por la via facil y terrible de los piratas.
    La clasificación es informativa o restrictiva….???. Aclaro, yo si quiero pagar una entrada al cine, claro si me dejan entrar.
    Espero con paciencia y enorme interes su respuesta.
    Atentamente.
    Fernando Espinosa Soberano

    GD Star Rating
    a WordPress rating system
    GD Star Rating
    a WordPress rating system

Dejar una respuesta

Anunciante

Cineforever en Facebook

Síguenos en Twitter