Rodolfo de Anda: una vida en el cine

Escrito por on feb 10th, 2010 y archivado en Actores y Actrices, Destacado, Directores, Galería de vídeo, Galería fotográfica. Tu puedes seguir los comentarios a esta entrada a traves de RSS 2.0. Tu puedes dejar un comentario o enviar una referencia

Rodolfo de Anda: una vida en el cine

El pasado primero de febrero de este 2010 falleció el actor, productor, argumentista y director Rodolfo de Anda Sánchez de largo andar en el cine mexicano, pues se dice que ya a los dos años participó como extra en la estupenda cinta de ambiente boxístico “Campeón sin corona” (1945), dirigida por don Alejandro Galindo y producida por Raúl de Anda G. pionero del cine sonoro de nuestro país, no muy dotado para la actuación, pero que sin embargo gozó de cierta fama, en su calidad de protagonista, por sus películas de un enmascarado justiciero conocido como “El Charro Negro” en la década de los cuarenta del siglo pasado, inspirado en el personaje de “El Zorro”. Incursionó en la dirección manejándose con cierta torpeza artesanal, aunque en su calidad de productor de docenas de los llamados “churros” nacionales, tuvo la visión de brindarle su apoyo a Emilio “Indio” Fernández, Alejandro Galindo” y Chano Urueta, entre otros, para que dirigieran algunas de sus mejores películas.

Sin embargo esta evocación no va centrada en don  Raúl de Anda G., sino en su hijo Rodolfo, que nació el 6 de julio de 1943 en la ciudad de México y el cual participo como extra en muchas películas durante su infancia, pero que por carecer de un registro puntual de las mismas no es posible consignar al detalle. Su filmografía “oficial” inicia en 1954 con una pequeña intervención en “La venganza del diablo”, obviamente una cinta de “caballitos a la mexicana”, producida por su progenitor y dirigida por el rutinario de Rolando Aguilar, con Fernando Casanova, a la cabeza del reparto el cual, por cierto, también se encumbró a la fama fílmica al protagonizar a otro justiciero enmascarado del tipo del “Zorro” en una serie de seis cintas en que encarnaba a “El Águila Negra”.

Tres años después tiene una intervención secundaria, algo significativa, en la comedia “Échenme al gato”, al lado del cómico “Resortes”; aunque en rigor su carrera en forma arranca en 1960 en “El hijo del Charro Negro”, dirigida por Arturo Martínez. Es de suponer que su apresurado lanzamiento, en esa modesta cinta de “caballitos a la mexicana”, en un estelar, a la edad de 17 años, en que realmente se veía muy “chavo”, se debió a la trágica muerte de su medio-hermano Agustín de Anda, muerto a tiros, el 29 de mayo de ese año de 1960,  por el Sr. Guillermo Lepe, padre de la bella Ana Bertha Lepe, a la sazón novia de Agustín, ya que es de imaginar que a quién le tocaba revivir las aventuras del “Charro Negro” sería a Agustín, que para esas fechas ya tenía consolidada su carrera de actor, bajo la protección de su padre, don Raúl. Por cierto, como era costumbre en las producciones realizadas en los Estudios América, en esos años, se filmó al mismo otra perteneciente a esa serie, en agosto y septiembre de 1960, con el título de “Muerte en la feria”.

En rigor sería su primo, el director y productor Gilberto Gazcón de Anda,  quién lo haría lucirse en un papel más acorde a su edad en el melodrama playero “Cielo rojo”, en donde Rodolfo mostró cierta naturalidad y cualidades para la actuación, aunque para ser sinceros a lo largo de su carrera, en poco más de 190 películas, incluidos los video homes, fueron pocas las ocasiones en que realmente se embarcó en la aventura de bordar personajes que le exigieran un rigor histriónico o que tuvieran complicaciones en sus caracterizaciones. Las excepciones podrían ser, aparte de “Cielo rojo”, en “La risa de la ciudad”, “El caudillo”, “La chamuscada”, “Vagabundo en la lluvia”, “El cínico”, pero lo cierto es que su status de hijo de productor y él mismo más tarde igualmente productor, lo hicieron mantenerse cómodo en la carrera actoral, limitándose a explotar su espontaneidad y agradable presencia, sin mayores riesgos, sobre todo en casi un centenar de “caballitos a la mexicana”, aunque Emilio García Riera en tono más formal los clasifica como “westerns”. Es indudable que como protagonista de las películas de “vaqueros a la mexicana”, es una de las figuras más sólidas en ese renglón, al lado de Gastón Santos, Fernando Casanova, Mario Almada, Fernando Almada, Antonio Aguilar, Luis Aguilar (mencionó a estos dos últimos en la vertiente westerniana y no en el de la comedia ranchera, que aunque parecen lo mismo, no lo son, pero ya habrá ocasión para abordar este tema de los géneros y hacer las diferenciaciones pertinentes) y dejo aquí esta lista realizada al “bote pronto” como un mero apunte de los actores que destacaron en el cine mexicano como protagonistas de “caballitos a la mexicana”.

Regresando a “Cielo rojo”, ese melodrama playero con mensaje cursi anti-aborto, en el cual el clavadista  Rodolfo (Rodolfo de Anda) quiere que su embarazada novia María (Patricia Conde) se deshaga de la creatura y le pide al Dr. Rodolfo Rodríguez (Dagoberto Rodríguez) que se lo practique, quién rechaza indignado el ofrecimiento alegando cuestiones morales. Más tarde Rodolfo descubre, casualmente,  que el Dr. Rodríguez es su padre, pues siempre su madre Lupe (Rita Macedo) le ha dicho que los abandonó y no sabe dónde está. Y ya le paro aquí a la sinopsis, porque hace tanto tiempo que la ví, que capaz me invento otra historia, aunque en aquellos años sesenta, “Cielo rojo” pasó, para mi gusto,  como un melodrama rescatable, quizás por estar protagonizado por la frágil y encantadora Patricia Conde, que había sido toda una revelación en “Los hermanos del hierro”, ese western que goza merecidamente con la fama de ser el mejor del género en el cine mexicano.

Patricia Conde que años más tarde se casaría con Rodolfo de Anda, con el cual se mantuvo unida, algo así como catorce años, hasta que se divorciaron, allá por 1978 o 1979, procreando antes dos hijos, trabajó en otras dos ocasiones en cintas en que también participo Rodolfo de Anda. Una de ellas es “El pícaro” en donde Patricia era la dama joven del cómico Amador Bendayán, en tanto Rodolfo tenía una actuación especial. Se les vio más en “Los novios de mis hijas”, en la cual Amparo Rivelles era la madre de cuatro chicas casaderas: Maricruz Olivier, Patricia Conde, Julissa y Blanca Sánchez cuyos pretendientes eran, respectivamente, Julio Alemán, Alfonso Mejía, Héctor Gómez, Rodolfo de Anda. (Después de su divorcio de Patricia Conde, se casó con Mariagna Parts con la cual tuvo una hija y también se separó de ella, después de varios años de matrimonio)

“Los novios de mis hijas” es una entretenida comedia en la cual la mayor complicación ocurría cuando los personajes de Maricruz Olivier y Patricia Conde se daban cuenta que realmente a la primera le gustaba Alfonso Mejía y la segunda terminaba queriendo con Julio Alemán, así que después de algunos enredos todo se solucionaba, para tener el acostumbrado final feliz. Alfredo B. Crevenna fue el encargado de dirigirla y por cierto que en la película también participó como ¿actor? Arturo Ripstein, el cual con gran tino emprendió la “graciosa huída” en eso de ponerse delante de la cámara, para iniciar una exitosa carrera atrás de la cámara como director, a partir de 1965 con la realización de “Tiempo de morir”.

A mediados de noviembre de 1968 Rodolfo de Anda vino a Aguascalientes a filmar la película  “Atrapados”, la cual al llegar a las  carteleras en 1970 fue anunciada con el definitivo de “El cínico”.  Rodolfo se suponía que era un estudiante expulsado de la Facultad de Medicina, el cual se dedicaba a agente viajero de productos farmacéuticos, el cual está siendo perseguido por Rogelio (Andrés García), hermano de una novia de Cruz (ese era el nombre del personaje de Rodolfo de Anda), la cual murió a consecuencia de un aborto mal practicado que el muchacho le obligó a hacerse. Cruz llega a Aguascalientes a buscar ayuda con su hermano Edgardo (Rogelio Guerra), el cual trabaja en una vitivinícola como contador. Edgardo es novio de la pudorosa  Roberta (Lupita Ferrer), hija de su patrón Luis (Dagoberto Rodríguez). A Roberta la había conocido Cruz en una fiesta desenfrenada en la ciudad de México, donde no se había portado nada inocente ni virginal con el muchacho  (es de notar el prejuicio sexista de las chicas provincianas que para destramparse tenían que irse al DeFe a darle rienda suelta al gusto). Como el tal Cruz es un gandalla y no respeta ni a su familia, acosa a Roberta para que vuelvan a ser amantes, sin importarle los sentimientos de su hermano. Roberta sucumbe a la seducción y cuando son descubiertos por su padre, no le queda más remedio a la chica que explicarle su conducta al progenitor con esta frase digna de una antología de la cursilería melodramática: “he sido una mustia e hipócrita cuando estoy a tu lado y una libertina cuando no me ves”. A pesar de la oposición de su padre Roberta pretende huir con Cruz, en una avioneta de la compañía, ya que Rogelio lo ha descubierto, pero antes de que puedan abordar la nave el cuñado agraviado le dispara a Cruz, pero primero le atina a la chica que ha corrido a abrazar al “cínico”, sin embargo Rogelio, no se detiene ante el sacrificio de la chica y sigue disparando para matar a ambos y para estar en la moda impuesta por “Bonnie y Clyde” la escena fue filmada en cámara lenta.

A consecuencia del movimiento estudiantil de 1968 la mayoría de los estudiantes de provincia, que estudiábamos en la ciudad de México, tuvimos que retornar a nuestros hogares paternos en lo que podíamos regresar a clases. La cafetería del Francia era el sitio de reunión de varios amigos, a los que el asistente de dirección Javier Durán, acompañado del delegado de extras de la ANDA, nos invitó a participar en “El cínico”, para varias escenas.

A ciencia cierta no podría precisar quién fue el contacto inicial para esta aventura cinematográfica, ya que haciendo memoria con Jesús Eduardo Martín Jáuregui y José de Jesús Coronel Ramírez resulta que cada uno –por su lado- afirma haber sido el que consiguió la chamba para los cuates. Y como yo no me quería quedar atrás les decía que en realidad había sido yo. Lo cierto es que al final de cuentas tanto Jesús Eduardo Martín Jáuregui, José de Jesús Coronel Ramírez, Antonio Avila Storer, José Luis Esparza, Salvador Rendón Martínez, Guillermo Andrade Andrade y Manolo Ramírez de la Torre, entre otros de los contertulios de esa amplia mesa, tuvimos varios días de llamados a rodaje en “El cínico”, al igual que nos encargamos de correr la voz con algunas amigas como Arcelia Martín Jauregui, Licha Avila Storer, Bertha Alicia y Guadalupe de Alba Baéz y Patricia Álvarez Tostado, entre otras que participaron en algunas escenas de baile formal y en una de apisonamiento de las uvas, en los Viñedos Ribier de don Nazario Ortiz Garza, que era la locación de la industria vitivinícola donde trabajaba el personaje de Rogelio Guerra. El notario Martín Jáuregui recuerda que una de las escenas en que participo fue precisamente en los viñedos, ataviado con una bata blanca, ya que era uno de los químicos que era compañero de Rogelio Guerra. Por mi parte a mí me tocó estar en una escena de baile  filmada en el “Fausto”, acondicionado como cabaret,  a dónde llegaba Andrés García, buscando a Rodolfo. Igualmente, en el mismo Hotel Francia, pero en el salón de eventos ubicado en el primer piso, se llevó a cabo el baile de coronación de Carmina Guerrero como Reina del Deporte de la Normal del Estado, el  cual se aprovechó para realizar escenas generales del mismo e incluirlas en “El cínico”, según recuerda Arcelia Martín Jáuregui, pues fue la encargada de abogar ante las autoridades de la escuela para que la compañía consiguiera el permiso.

Pero más que la experiencia de hacer de extras, fue la posibilidad de hacer amistad, sobre todo, con varios de los técnicos como el fotógrafo Roberto Jamarillo, el cual murió dos años más tarde en un accidente de aviación en Torereón, durante el rodaje de unas escenas áreas y la avioneta en que viajaba sufrió una avería y cayó a tierra. Igualmente con Javier Durán, que años más tarde se convirtió en director y cuando trabajaba en CONACINE, más de una ocasión recordábamos que ya nos conocíamos desde Aguascalientes. A Javier le acompañe a platicar con el C.P. don Humberto Martínez de León para convencerlo de facilitar a la producción su avioneta y su hangar para hacer allí las escenas culminantes del intento de huída del personaje de Rodolfo de Anda.

En cuanto a los actores el trato para los “muchachos” era cordial, tanto de Rogelio, como de Rodolfo y Andrés, sobre todo este último que se portaba muy campechano y aceptó ir en alguna ocasión a compartir una cervezas en el Bar Madero . Por su parte la venezolana Lupita Ferrer que se consideraba una “estrella” consagrada se portaba  más distante, aunque en rigor nunca fue grosera.  Gilberto Gazcón fue muy cordial y nos permitía acompañarlo a ver rushes en el cine Colonial en lo cual influyó que Pepe Chuy Coronel, consiguiera el permiso con el gerente Enrique Romo  y el encargado de la proyección era su papá don José Coronel. Además como varios de los mencionado líneas arriba, junto con Víctor Martínez, Sergio Flores Azco y Mario García Navarro éramos los promotores de un  cine club  que funcionaba en la Casa de la Cultura, convencimos a Gilberto Gazcón y los actores principales para que nos acompañaran en la sesión inaugural de un ciclo dedicado al western que abrió con la proyección de “El árbol de la horca” (The hanging tree, 1959) dirigida por Delmer Daves. Tanto Gazcón como Rodolfo se lucieron en su plática de presentación del género en general y en particular de la película. Creo que resulta ocioso señalar que la afluencia a la proyección, en el teatro Leal y Romero, fue una de mejores entradas, superando con creces los 30 o 40 que teníamos en funciones normales, sin la presencia de invitados de gala, al llegar a un poco más de 150 espectadores con boleto pagado.

Pepe Chuy Coronel me comenta que hace unos meses, en un canal de películas dedicado al cine mexicano, pudo volver a ver “El cínico” y logró reconocer a algunos de los participantes en las escenas de conjunto, como a Memo Andrade, Manolo Ramírez y a Jesús Eduardo Martín  Jáuregui, entre otros, al igual que algunas de las asistentes al baile de coronación  de Carmina Guerrero. Es obvio que más allá de la calidad de este melodrama dirigido por Gilberto Gazcón y protagonizado por Rodolfo de Anda, la serie de eventos que se dieron en su rodaje en Aguascalientes, nos llevan a evocar con simpatía “El cínico”.

En cuanto a su labor como director cabe consignar que Rodolfo mostró cualidades, un poco más allá de lo artesanal en algunas de ellas, en particular los “westerns a la mexicana”: “Indio” y “Cuchillo”, al igual que el thriller “Mil millas al sur”, pero al igual que como con su carrera de actor, estimo que no se forzó a dar más de sí en la realización de las películas, pues gustaba más de disfrutar de los placeres de la amistad, en el contexto de la elaboración de los filmes, como es fácil comprobarlo checando los repartos con la repetición de una serie de nombres que se juntaban a compartir los momentos de relajamiento de las filmaciones, tal y como pude comprobarlo al hacer labores de post-.producción en “Mil millas al sur”, que realizó para la compañía estatal CONACINE, en donde trabajaba en esos años como gerente de postproducción.  Pero considero que en su descargo debo de admitir que en muchas ocasiones somos los espectadores los que hacemos exigencias o elucubraciones que no estaban en el realizador o actor cuando se planteó hacer tal o cual cosa y, por ello, caemos en la situación de que no vemos lo que está pasando en la pantalla y criticamos a partir de lo que hubiera sido nuestro deseo de lo que queríamos ver.

Lo reconocible es que Rodolfo de Anda contó con el aprecio del público popular del cine mexicano, colmando con creces sus “exigencias” de diversión, sobre todo, en una infinidad de “westerns o caballitos a la mexicana”, que esperamos en otra ocasión poder comentar aquellos que podamos revisar, independientemente de los que ya hemos mencionado y que nos resulten rescatables, al ir más allá de ser meros productos “serie B” de consumo inmediato y perecedero, tal y como podría ser alguno de la serie de “El Texano”, “El Hombre de Negro”, “La mula de Cullen Baker”, la cual si no me engaña el recuerdo funciona como una aproximación satírica a las películas de caballitos y “Los indomables” dirigida por Alberto Mariscal, para no alargar esta lista de cintas a redescubrir, sobre la aportación de Rodolfo de Anda al cine mexicano.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Rodolfo de Anda: una vida en el cine, 6.9 out of 10 based on 12 ratings

6 comentarios en “Rodolfo de Anda: una vida en el cine”

  1. carlos dice:

    donde mierda consigo la pelicula LA CHAMUSCADA la he buscado entodo Quito y nadie la tiene

    GD Star Rating
    loading...
    GD Star Rating
    loading...
  2. RUBEN DARIO dice:

    GRANDES RECUERDOS NOS DEJO DON RODOLFO,CON SUS GRANDES PELICULAS..DESCANSE EN PAZ Y SIEMPRE LO RECORDAREMOS..EL NO SE A IDO,VIVE EN NUESTROS CORAZONES..¡COMO OLVIDAR LA FRASE Q DIJO EL LA PELICULA LOS INDOMABLES Q FILMO AL LADO DE MARIO ALMADA,CUANDO LE DIJO A CLAUDIA ISLAS,CUIDATE ,VIVIMOS EL MOMENTO,IBAMOS SOLO DE PASO…

    GD Star Rating
    loading...
    GD Star Rating
    loading...
  3. mary grazia dice:

    fui una fan de rodolfo de anda de niña no me perdia cada pelicula ,en blanco y negro
    que tiempos aquellos en que me dejaban ir al matinee para ver sus peliculas, pienso que deberia tener como 7 u 8 años porq no recuerdo bien,soy una mujer de 56 en este momento.solo nos quedan los recuerdos de nuestra niñez

    GD Star Rating
    loading...
    GD Star Rating
    loading...
  4. seguimos sin conseguir la informacion pertinente relacionada con nuestra patricia conde para mi estupenda actriz que tuvo una carrera muy corta siendo tan buena actriz

    GD Star Rating
    loading...
    GD Star Rating
    loading...
  5. heriberto marquez dice:

    hola saludos a todos los que les gustan las peliculas de rodolfo de anda a mi tambien porque es el caso que ltengo la mayoria de sus peliculas

    GD Star Rating
    loading...
    GD Star Rating
    loading...
  6. de anda dice:

    Donde podre conseguir la película de “el cínico”

    GD Star Rating
    loading...
    GD Star Rating
    loading...

Dejar una respuesta

Anunciante

Cineforever en Facebook

Síguenos en Twitter