Greta Garbo y “La Dama de las Camelias”

Escrito por on feb 16th, 2007 y archivado en Actores y Actrices, Melodrama. Tu puedes seguir los comentarios a esta entrada a traves de RSS 2.0. Tu puedes dejar un comentario o enviar una referencia

Dentro de su programación de 28 Días de Oscar el canal de TCM Classic Hollywood nos presentará este lunes 19 de febrero, a las 15.25 hrs. (tiempo de México) “La Dama de las Camelias” (Camille, 1937) dirigida por George Cukor y protagonizada por la mujer más famosa de la historia del cine: Greta Garbo.

La mayoría de los conocedores de la filmografía del “cisne sueco”, coinciden en señalar su actuación en “La Dama de las Camelias” como una de las mejores de la actriz, quien nació el 18 de septiembre de 1905 en Estocolmo, Suecia y murió el 15 de abril de 1990, en Nueva Cork, Estados Unidos. Su nombre verdadero era el de Greta Lovisa Gustafson, su infancia y pubertad la paso, casi siempre, al borde de la miseria, ya que provenía de una modesta familia de campesinos.

Greta Garbo estaba en su plena madurez de actriz y mujer, cuando en 1936 filmó “La Dama de las Camelias”, mostrando un profundo conocimiento del arte de la actuación en cine, como para que no ser ya posible repetir lo que dijo el crítico Lawrence May de Motion Pictures, a propósito de su presencia en la cinta “Entre Naranjos” (The torrent) de Monte Bell y que fuera su primer filme realizado en Estados Unidos en 1926: “Ofrece una imagen combinada de una docena de nuestras más famosas estrella y no es tanto una actriz como alguien dotado de individualidad y magnetismo”.

Diez años más tarde seguía conservando su individualidad, su magnetismo y había adquirido pleno conocimiento del espacio cinematográfico, al grado de ya no discutirle méritos en cuanto a considerarla una gran actriz.

Resulta lógico suponer que la presencia de la Grabo no es la única razón o causa que hizo posible que “La Dama de las Camelias” sea una obra maestra dentro del género de los melodramas románticos, en donde George Cukor, con todo y su reputación de mejor director de mujeres y capacidad para manejar sentimientos y emociones en sus historias, fue uno de los factores que contribuyeron al éxito del filme. Otro fue el mesurado guión realizado por Zoe Akins, Frances Marion y James Milton, basándose en la novela de Alejandro Dumas, hijo, cuidando de evitar los excesos de cursilería, pero conservando intacta la estructura de la historia de amor; de ese “amor fou” o “amor loco” que vivieron Armand Duval y Margarita Gauthier de manera apasionada y única.

Otra de las circunstancias favorables es el reparto que incluía a Robert Taylor en su mejor momento físico de galán, así como Lionel Barrymore, Henry Daniell, Laura Hope Crews y Leonore Ulric, aunque cabe reconocer que de todos modos la clave que hace memorable al filme es la presencia de Greta Garbo, son su impecable actuación.

Por ejemplo el director George Cukor contaba en una entrevista reproducida por John Bainbridge, en un libro biográfico de la Garbo: “Mientras filmábamos “La Dama de las Camelias”, Greta Garbo hablaba muy poco con Robert Taylor fuera de la ficción. Se mostraba cordial, pero distante con el actor. Tenía que forjarse la imagen de que él era el hombre ideal y sabía que si comenzaba a frecuentarlo y anudar una amistad, se encontraría finalmente frente a otro buen muchacho y nada más”. Así para trasmitir la ilusión del gran amor al público, la propia actriz se envolvió en una cortina de ilusión, para no perder la imagen del amante ideal y podérsela proyectar a los espectadores, tal y como sucede, aún hoy día, cuando uno ve por primera ocasión “La Dama de las Camelias”.

De alguna manera el personaje de Margarita Gauthier, logra al ser interpretado por Greta Garbo, darnos la sensación de un ser vivo, que ama, sufre y muere, con una gran intensidad y pasión amorosa, porque de cierta forma es el propio arquetipo de la Greta Garbo real, la de carne y hueso, que encontró su unión simbiótica en Margarita Gauthier, convirtiéndose en una misma cosa, de allí la intensidad y perfección de su actuación, dándole a la trágica Margarita la dimensión de un ser que realmente ama, sufre y muere, en el pequeño lapso de 108 minutos, que son los que dura la película, pero que sin embargo son suficientes para hacernos sentir el ensueño de que verdaderamente estuvimos ante una criatura viviente, cuyo recuerdo y presencia nunca se desvanece de nuestra mente, al grado de que cuando vi, por primera ocasión, “La Dama de las Camelias” y que además era la primera vez que disfrutaba de una cinta de Greta Garbo, a finales de los años sesenta, cuando ya era una leyenda viviente la divina sueca, se me quedó fijada de manera vivida su primera escena, esa en que primero tenemos a Robert Taylor en un close-up, en la parte baja del hall del teatro y recargado sobre el barandal hace el movimiento para fijar su atención en alguien, situada en la parte superior, cambia el encuadre y a partir de un gran plano, se inicia un movimiento de cámara que culmina con un close – up al rostro de Greta Garbo, quedándome fija su imagen y que a partir de ese momento, estuviera, al igual que Armand Duvall, prendado de esa mujer, en un enamoramiento a primera vista, no tanto de Margarita Gauthier, sino de la actriz Greta Garbo, poniéndome a perseguir, en cuanto cine club o canal de televisión proyectara una cinta de ella y superar la “asignatura pendiente” de conocer su filmografía.

Para finalizar recupero un fragmento del comentario de la crítica Cecilia Ager publicado cuando el estreno de la multicitada película: “La Garbo en Camille supera a la Dietrich en algo tan suave como una máscara fina, con los interesantes hoyuelos de sus mejillas y con una voz que susurra el ‘si’ con una inflexión cada vez más elevada. La Garbo en Camilla tiene carácter, matices y, sorprendentemente, calor. Uno no la admira como Camille sino como ella misma. Al fin, es humana. Al final uno lo siete por ella, no gana la simpatía del público su sacrificio por su dignidad sino por ella misma. En Camille, la Garbo muestra sus potencialidades como gran actriz. No depende ya de una personalidad provocativa; en ella, cada matiz tiene su significado, los siente, son reales”.

Cabe agregar que hay copia en el mercado del DVD y en la cual no se pierde la subyugante voz de Greta Garbo, como ocurre en las copias que proyecta TCM Classic Hollywood, en que el “prietito en el arroz” de dicho canal, es que su valioso material pasa doblado, pero si no tiene más remedio para acercarse por primera ocasión a este clásico de la cinematografía véala.

Textos Relacionados:

Greta Garbo: sus películas

Una mujer llamada Greta Garbo

Greta Garbo: un rostro inolvidable y eterno

Aniversario 105 del nacimiento de la divina Greta Garbo

Ramón Novarro: figura olvidada y su romance con Greta Garbo

George Cukor: Cukor quiere decir azúcar

George Cukor: sus películas

La pecadora equivocada, The Philadelphia story, Indiscretions, de George Cukor, con Katharine Hepburn y Cary Grant

Luz que agoniza: gran actuación de Ingrid Bergman

Destinos cruzados

Destinos cruzados, El cruce de los destinos, Bhowani Junction, de George Cukor con Ava Gardner y Stewart Granger

Justine de George Cukor: el esplendor del cine

Robert Taylor: el hombre del perfil perfecto

Robert Taylor: sus películas

De Robert Taylor decían que era el Adonis de los galanes del cine

Elizabeth Taylor en El traidor

Quo Vadis: el martirio de los primeros cristianos al servicio de la propaganda religiosa

Una vida por otra: bandidos mexicanos al sur de la frontera

La última cacería, The last hunt, de Richard Brooks, con Robert Taylor y Stewart Granger

La reivindicación del Indio: La puerta del diablo; La flecha rota y Apache

Caravana de mujeres, de verdad al oeste con Robert Taylor

 

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Greta Garbo y “La Dama de las Camelias”, 2.0 out of 10 based on 2 ratings

3 comentarios en “Greta Garbo y “La Dama de las Camelias””

  1. [...] Greta Garbo y La dama de las camelias [...]

Dejar una respuesta

Anunciante

Cineforever en Facebook

Síguenos en Twitter