Duelo al sol

Escrito por on feb 3rd, 2007 y archivado en Cine de Siempre en DVD, Cine Norteamericano, Western. Tu puedes seguir los comentarios a esta entrada a traves de RSS 2.0. Tu puedes dejar un comentario o enviar una referencia

El multifacético académico español, Julián Marías, en su labor de crítico cinematográfico, nos señala en su libro de compilación de crónicas Visto y no Visto: Duelo al Sol (Duel in the sun, 1946) es la versión romántica del Oeste. Todo es excesivo, todo es lírico, todo está subrayado. Empezando por los escenarios, que son rebeldes, como los protagonistas, y se establecen por su cuenta. La película –ésta en muy hermoso color- está llena de bellezas que se estilizan y se amaneran sin perder su condición de tales, pero estirando hasta el límite las posibilidades de su tema, el áspero y sobrio, el serio Oeste. Los personajes son también excesivos, desmelenados, violentos –Joseph Cotten tiene, por contraposición, el exceso de su compostura-; Jennifer Jones, en el papel de una mestiza, alcanza quizá la más intensa belleza y el mayor atractivo de toda su carrera; Gregory Peck, indomable, violento, criminal, caprichoso, va más allá de los límites que su propia realidad impondría a sus papeles; el viejo Lionel Barrymore, con una figura que recuerda a Teddy Roosevelt, compone un magnifico tipo de gran señor obstinado y brutal, paralítico en un sillón o sobre la silla de su caballo”.
Es obvio que Julián Marías está en la fila de los admiradores de este controversial western, que también cuenta con un buen número de detractores, entre los especialistas del género, como Georges-Albert Astro y Albert Patrick Hoarau que en su enciclopédico libro El Universo del Western solo les merece una línea incidental, al igual que André Bazin panegirista del director King Vidor, pero malqueriente de David O. Selznick, prefiere alabar el western Hombre sin Rumbo (Man Without a Star, 1955), también dirigido por Vidor, antes que reconocer méritos en Duelo al Sol que implica elogiar al “tycoon” Selznick.

David Selznick

Y efectivamente, al igual que en el caso de Lo que el Viento se Llevó (Gone With the Wind, 1939) la activa intervención (para otros intromisión) del productor en la realización de ambas películas, lleva a una serie de conflictos o malos entendidos cuando se trata de examinarlas a la luz de la polémica teoría de cine de autor, pues se sabe que en Duelo al Sol llegaron a intervenir en su factura, varios directores, tal y como nos los relata Javier Comas en su libro Diccionario del Western Clásico: “Fue rodado principalmente cerca de Tucson, Arizona, y secundariamente en California. Dado que hubo varios segundos equipos de rodaje y que Vidor dimitió antes de que éste se completara, participaron un mínimo de siete directores, sin contar a Selznick, pero por imposición de la Screen Directors Guild sólo se acreditó a Vidor y, como realizadores de la segunda unidad, a Otto Broker y Breezy Reeves Eason. Parece ser que Vidor llevó a cabo menos de la mitad del film en su versión última (aunque con la salvedad de que había rodado un buen número de secuencias, sin lugar en este cómputo, que luego fueron filmadas de nuevo por otras manos y probablemente con escasas variantes) y que William Dieterle, su sustituto y corrector, y Otto Broker realizaron cada uno lo que en términos de metraje podría contabilizarse en las cercanías de la mitad de lo dirigido por Vidor. Mucho menores fueron las contribuciones de Breezy Reeves Eason y Josef Von Sternberg, ya que ni uno ni otro alcanzaron la doceava parte de la contribución del titular. Y más reducidas aún resultaron las aportaciones de William Cameron Menzies y Chester Franklin en una superproducción que rebasó largamente las dos horas”.

El novelista, guionista y productor ejecutivo Niven Busch, autor de la novela Lust of the Dust que sirvió de base para este western erótico, buscó en 1942 que la RKO produjera el filme, al tiempo que se encargaba el guión a Oliver P. Garrett, ya que Busch tenía por costumbre no hacer las adaptaciones de sus novelas, aunque si llegó a escribir una serie de guiones originales, como fue el caso de Su única salida (Pursued, 1947) western realizado de manera magistral por Raoul Walsh.
En un inicio el rol protagónico de “Lewt” se ofreció a John Wayne, ya que tenía pendiente de realizar una cinta para la RKO, mientras que el de “Perla” tropezó con problemas para encontrar la chica adecuada. Se consideró la posibilidad de dárselo a Verónica Lake, aunque tiñendole su rubia cabellera, para dar la imagen de mestiza. Más tarde se pensó en Hedy Lamarr, pero al estar embarazada hubo que buscar otra, que podía ser Teresa Wright, esposa de Busch, la cual lo rechazó, al pensar que no le iba el papel. Y entonces se habló con Jennifer Jones y la RKO se puso a negociar con David O. Selznick quien la tenía contratada en exclusiva. A partir de allí todo se complico. Selznick comenzó a exigir una serie de cosas que terminaron por hacer que la RKO, llegara a ofrecerle la venta de todo el proyecto, aceptando de inmediato el trato. Niven Busch en una entrevista con David Thompson , recopilada por Pat McGillian en el libro “Backstory. Conversaciones con guionistas de la edad de oro”, indica que fue claro para todos los implicados en el proyecto, que todas las objeciones que había puesto el productor eran con la intención de llegar a ese acuerdo final.

Y entonces Duelo al Sol dejó de ser un modesto western, para tornarse en una más de las alucinantes empresas de Selznick, tal y como lo describe Otto Friedrich en su libro La ciudad de las Redes: “Cuando Selznick compró al principio los derechos sobre la novela de Niven Busch, encargó a King Vidor la dirección y le dijo que sólo quería un pequeño western artístico. No tardó, sin embargo, en hacer anuncios como ‘Quiero tirar la casa por la ventana con escenas de jinetes, caballos salvajes, ganado, etc.’. Cuando llevaba más de veinte meses invertidos en distintas etapas de la producción, había gastado más de cinco millones de dólares, cantidad superior a la del coste de Lo que el Viento se Llevó. No sólo se permitió caprichos de producción, pagando a Walter Huston 40,000 dólares por cuatro días de trabajo, por ejemplo, sino que además escribió él mismo el guión, dándose así el gustazo de tener caprichos de guionista y reescribiendo escenas ya rodadas, que insistía volviese Vidor a realizar. El motivo de toda esta extravagancia era que en Duelo al Sol iba a aparecer Jennifer Jones en el papel de mestiza enamorada del héroe malvado Gregory Peck. Era el no va más del antiencasillamiento, el superrespetable Gregory Peck haciendo de asesino y Santa Bernardette haciendo de calentorra”.

King Vidor

Si bien Duelo al Sol provocó un sinnúmero de controversias cuando su estreno, el paso del tiempo la consolidó como uno de los westerns más taquilleros de la historia del género y favorito del público. La vi, por primera vez, a finales de los años cincuenta en una semana del recuerdo de películas de la productora de David O. Selznick en el Cine Encanto de Aguascalientes, deslumbrándome su belleza plástica y la espectacularidad de sus escenas de conjunto, como la cabalgata de Lionel Barrymore y sus vaqueros para impedir el paso del tren. Algo me turbó la presencia erótica de Jennifer Jones, pero de ello me daría cabal cuenta en otras ocasiones en que la vi, un poco mas entrado en la adolescencia, para captar todo el arrebato de las relaciones tormentosas de Jones y Peck y los simbolismos primarios que utiliza acertadamente Vidor, como es el caso de la escena en que picarescamente “Perla” o sea Jennifer Jones le reta a domar un potro salvaje y una vez realizada esa proeza, más tarde “Lewt” (Gregory Peck) irrumpe de manera violenta en el cuarto de “Perla” para “domarla” (violarla) al igual que al potro y explicarnos la pasión que les une, dándole así la vuelta a la censura de la época. Simbolismos primarios pero realizados con una maestría en la dirección y la puesta de escena que se alejan de lo vulgar y prosaico, sirviendo para definir a los personajes a través de su acción, sin recurrir a diálogos reiterativos que nos expliquen lo que vemos, en este recomendable western que ya circula en el mercado del DVD.

Textos Relacionados:

King Vidor: Maestro en el cine mudo y el sonoro,

King Vidor: sus películas,

King Wallis Vidor: tipicamente norteamericano

King Vidor nació hace 117 años

Hombre sin rumbo, El hombre sin estrella (Men without a star) de King Vidor, con Kirk Douglas y Jeanne Crain

La guerra y la paz de King Vidor

Duelo al sol, los avatares del clásico

Gregory Peck: El Mayor Héroe Cinematogrfico

Gregory Peck ganó su Oscar por Matar un ruiseñor

Gregory Peck: sus películas

Las Llaves del Reino,

El Despertar,

Duelo al sol,

Duelo al sol, los avatares del clásico

La Luz Sale Para Todos,

Cielo Amarillo: Western Psicológico

Agonía de amor; el proceso Paradine; del amor y el derecho

Almas en la Hoguera,

Fiebre de Sangre: un western intelectual,

El Mundo en sus Brazos: el placer de la aventura

Las Nieves del Kilimanjaro

La Princesa que Quería Vivir,

Moby Dick o la zambullida de la monstruosa ballena blanca,

Designios de Mujer,

Matar a un Ruiseñor,

Ha muerto Jennifer Jones: la inolvidable Perla Chávez de Duelo al sol

Jennifer Jones: sus películas

Angustia de un querer, en defesa de lo cursi con Jennifer Jones y William Holden

 

GD Star Rating
a WordPress rating system
GD Star Rating
a WordPress rating system

2 comentarios en “Duelo al sol”

Dejar una respuesta

Anunciante

Cineforever en Facebook

Síguenos en Twitter